19 de marzo de 2022 8:36 pm

ACN lanza campaña para salvar la educación de miles de niños en el Líbano

Por Cynthia Pérez

Colegio católico en el Líbano. Crédito: Ayuda a la Iglesia Necesitada.

La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) lanzó una campaña solidaria para sostener a los colegios católicos del Líbano, que corren el riesgo de cerrar debido a la crisis económica, y así evitar que miles de niños se queden sin educación.

La fundación pontificia explicó que durante los dos últimos años el apoyo “no se centró en los refugiados cristianos de la guerra civil de Siria”, pues la crisis económica y la explosión en el puerto de Beirut causaron un aumento masivo de la ayuda de emergencia a las familias vulnerables y para la reconstrucción de los edificios de la Iglesia Católica.

Sin embargo, la fundación pontificia advirtió que actualmente la crisis económica del Líbano ha aumentado considerablemente, al punto que “está desangrando las instituciones sociales del país, en especial, las de la Iglesia Católica”, como son los colegios.

El secretario general de ACN, Philipp Ozores, dijo que “Líbano ha sufrido la devaluación de moneda más grave de toda la historia”, que “la emigración es masiva y el servicio básico social está derrumbándose”.

“Esto significa la mayor amenaza a la presencia cristiana de las últimas décadas”, dijo, y explicó que “el gran riesgo es que los colegios católicos se vean obligados a cerrar”. 

“Si no se actúa ya, la terrible e incesante crisis llevará a miles de niños a quedarse sin educación y contribuirá decisivamente a que las familias cristianas decidan emigrar”, agregó.

ACN recordó que si bien en el pasado las familias podían ayudar a pagar parte de la educación de sus hijos y el gobierno contribuía a sostener a los colegios, hoy en día es imposible. “Hasta hace dos años, los gastos de escolaridad se cubrían en parte por las familias, pero el profesorado estaba subvencionado por el gobierno”, indicó.

“Por la crisis financiera y económica, los padres ya no pueden pagar las cuotas escolares, y el gobierno libanés no ha pagado desde hace mucho las subvenciones”, informó ACN. “En algunos casos, las escuelas no han recibido la ayuda estatal desde hace cuatro años y ya no pueden pagar a sus profesores”, precisó.

La fundación explicó que Líbano es el único país con una presencia de cristianos significativa en Medio Oriente, después del éxodo masivo de los cristianos de Irak y Siria; e indicó que “las escuelas católicas están abiertas a todos y en zonas de mayoría musulmana”, y aseguró que “incluso el 90% de los alumnos son musulmanes”. 

Al respecto, Ozores aseguró que si los colegios católicos cierran, no solo miles de niños se quedarán sin estudiar, sino que también “se perdería un importante pilar para la cohesión social y cultural de este fragmentado país” de mayoría musulmana.

Ozores explicó que “la Iglesia del Líbano ha promovido la educación de generaciones de musulmanes y cristianos”, y afirmó que “esto ha impactado positivamente en la forma de pensar de muchos libaneses, y ha evitado el fanatismo y extremismo religioso tan extendido en otros países del mundo árabe”.

Ante la crisis, el Nuncio Apostólico en Líbano, Mons. Joseph Spiteri, pidió ayuda a las “diferentes organizaciones de ayuda católicas de todo el mundo”, entre ellas la fundación pontificia.

En respuesta, ACN destinó enviar “casi 1,5 millones de euros (1,6 millones de dólares)” y lanzó la campaña solidaria, que busca “salvar a más de 90 colegios del cierre inminente, entre los que están 61 escuelas en zonas rurales y barrios pobres de Beirut, y 19 escuelas técnicas distribuidas por todo el país”, señaló.

La fundación dijo que en la primera fase se lanzarán 12 programas de ayuda que apoyarán a más de 90 colegios. Precisó que se brindarán becas a los alumnos de las familias más vulnerables, que son entre el 25% y 70% del total de estudiantes, según el colegio. 

Esta medida “aliviará a las familias que actualmente no pueden pagar sus cuotas debido a la crisis”, indicó.

ACN indicó que otra razón del cierre es que los colegios no tienen los recursos para cubrir sus gastos básicos y pagar a los docentes, y esto deviene en una mayor emigración. 

Algunos colegios “no están operando los cinco días laborales” y “en algunos casos, se permite que el personal duerma en el lugar para reducir costos”, precisó.

“El salario actual promedio de un maestro ha bajado de 1000 a solo 50 por mes”, lo que explica que a la fecha hayan “más de 2 mil profesores de primaria y secundaria que abandonaron el Líbano en los últimos meses, en busca de un mejor trabajo en Europa o en el golfo Pérsico”, agregó.

Al respecto, Ozores dijo que “uno de los pilares de los programas de ACN” es “dar estabilidad salarial a esas instituciones de la Iglesia”, por ello, la fundación dijo que enviarán “ayudas de emergencia a maestros o miembros del personal administrativo de las escuelas”,

Se busca ayudar a “compensar la devaluación de sus salarios por la caída de la moneda local y reducir la presión que tienen para emigrar”, indicó la fundación pontificia. Además, se les ofrecerá apoyo para “costear productos básicos fuera de su alcance, como el combustible”. 

Además de la campaña solidaria, ACN se comprometió a seguir sosteniendo al Líbano con “ayuda pastoral y espiritual para fortalecer y dar esperanza a los cristianos, especialmente,  a los jóvenes, pero también a sacerdotes, seminaristas y religiosas”.

Etiquetas: solidaridad, Educación, Líbano, Educación Católica, Ayuda a la Iglesia Necesitada, Católicos, ACN, ayuda humanitaria