20 de marzo de 2018 5:58 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 20 de marzo de 2018 6:04 pm

¿A qué destina la Iglesia en Argentina el dinero que recibe del Estado?

Imagen referencial / Crédito: Flickr Hernán Piñera (CC BY-SA 2.0)

Hace unos días se entabló en Argentina una polémica al conocerse el dinero que el Estado destina a los obispos católicos de su presupuesto anual 130 millones pesos argentinos (unos 6,5 millones de dólares).

El 14 de marzo, el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, respondió a una serie de consultas en la Cámara de Diputados, entre ellas la de la representante de la provincia de Córdoba, Carla Carrizo, quien preguntó sobre las remuneraciones que el Estado paga a los obispos.

La respuesta fue que en cumplimiento del artículo 2 de la Constitución Nacional, el Gobierno nacional transferirá, durante todo el año 2018, a la Conferencia Episcopal Argentina, 130.421.300 pesos.

De esta manera, la cifra comenzó a difundirse a través de los medios de comunicación, frente a lo cual el Obispo de San Francisco, Mons. Sergio Buenanueva, decidió pronunciarse al respecto.

“Yo estoy convencido y somos muchos los obispos que decimos que tenemos que cambiar este sistema. No podemos seguirlo manteniendo así porque, entre otras cosas, cada vez que hay una situación conflictiva alguien se acuerda del sueldo de los obispos y se arma este lío”, señaló Mons. Buenanueva, a través de un audio dirigido a algunas radios de Córdoba.

Sostuvo que “somos nosotros (católicos) los que de hecho ya sostenemos a nuestra Iglesia Católica. Es justo, no es ilegal ni inmoral que el Estado nos de un aporte. Pero el sistema actual debería cambiar”.

Respecto a la cifra, el obispo explicó en primer lugar que “el Jefe de Gabinete no ha revelado ninguna cosa oculta”, ya que esta información es “pública” y “está a disposición del que quiera conocerla”.

Efectivamente, el presupuesto es de 130 millones, sin embargo, sólo el 50% de ese monto se destina a los aportes que reciben los obispos diocesanos, auxiliares, eméritos y los administradores apostólicos y diocesanos, cuyas sumas oscilan entre los 40 mil y 46.800 pesos por mes.

El resto del dinero corresponden a asignaciones a los seminarios y a las llamadas “parroquias de fronteras” (ubicadas en lugares fronterizos o en zonas carenciadas).

En este sentido, Mons. Buenanueva recalcó que “el Estado Nacional hace un aporte a la Iglesia, pero representa entre el 6 y 7%  del total de los ingresos que tiene la Iglesia Católica en Argentina”.

“Y aquí viene la aclaración importante: A la Iglesia Católica en Argentina la sostenemos los católicos. Es decir, los católicos domingo tras domingo, colectas, distintas actividades, nos metemos la mano en el bolsillo, y somos nosotros los que sostenemos la obra evangelizadora de la Iglesia”, destacó el Prelado.

Por otro lado, Mons. Buenanueva señaló que adicionalmente de este aporte, el Estado, sobre todo las provincias y los municipios, también suele hacer otros aportes “más bien extraordinarios”.

“Por ejemplo, una parroquia tiene que terminar un salón o tiene que remodelar una capilla antigua, o está construyendo un nuevo centro de culto. El municipio, la provincia o a veces el Estado Nacional también contribuye a esto, como contribuye a otras actividades que los ciudadanos libremente organizamos y que tenemos derecho a que el Estado nos ayude”, dijo.

El Obispo de San Francisco subrayó que “esto no es un privilegio de la Iglesia Católica, es un derecho que tenemos todos los ciudadanos y para eso le damos al Estado nuestros aportes para que lo devuelva a lo que los ciudadanos consideramos importante y necesario para nuestras vidas”.

Otro punto que vale la pena que aclarar, continuó el Pelado, es que “lo que recibimos los obispos no es un sueldo, no tiene razón de sueldo, no nos hacen ninguna de las reducciones ni aportes que se hacen a los sueldos normales”.

“Es un dinero que llega a las diócesis a nombre de los obispos, y que los obispos aplicamos, sí, para el sostenimiento personal. Parte de ese dinero lo utilizo, por ejemplo, para el mantenimiento de la casa donde vivo, pero el grueso de ese dinero está destinado al sostenimiento del obispado”, explicó Mons. Buenanueva.

Finalmente, respecto al actual sistema de destinación de fondos Mons. Buenanueva propuso cambiarlo y “asemejarnos a lo que ocurre en otros países, donde en la declaración jurada los ciudadanos cuando declaran sus ingresos, declaran que parte de esos ingresos pueden estar destinados a la religión a la que pertenecen o a otras obras que ellos destinan”.

“Es decir, tenemos que seguir discutiendo el sistema actual en la Argentina. A mí me parece inapropiado. Tiene que ser revisado y adecuado a los estándares actuales de la sociedad moderna. No debería incluir solo la ayuda a la Iglesia Católica sino también a los otros cultos que existen en Argentina”, concluyó.

También te puede interesar:

Etiquetas: Argentina, obispos, Iglesia en Argentina, dinero