17 de mayo de 2022 12:45 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 18 de mayo de 2022 10:58 am

3 claves de San Juan Pablo II, Benedicto XVI y el Papa Francisco sobre Internet

Por Marta Gómez

Imagen referencial. Crédito: John Schnobrich / Unsplash.

En el Día Mundial de Internet, que también conmemora el Día Mundial de las Telecomunicaciones y el de la Sociedad de la Información, hemos seleccionado para ti algunas claves que nos han dejado los tres últimos papas para al respecto.

1. San Juan Pablo II nos facilitó algunos buenos consejos para afrontar el desafío de la evangelización desde internet donde “se puede brindar una excelente ayuda a la vida cristiana que requiere de una instrucción y una catequesis continuas”, como dijo el 12 de mayo de 2002 en la XXXVI Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales.

A través de internet se multiplican los contactos entre las personas con una rapidez impensable en las relaciones presenciales, señaló en esa ocasión, “pero también es verdad que las relaciones establecidas mediante la electrónica jamás pueden tomar el lugar de los contactos humanos directos, pues la evangelización depende siempre del testimonio personal del que ha sido enviado a evangelizar”.

San Juan Pablo II se preguntó si “en esta galaxia de imágenes y sonidos, ¿aparecerá el rostro de Cristo y se oirá su voz? Solo entonces el mundo conocerá la buena nueva de nuestra redención. Esto es lo que convertirá Internet en un espacio auténticamente humano, puesto que si no hay lugar para Cristo, tampoco hay lugar para el hombre”.

2. Por otra parte, el Papa Francisco nos recordó el 24 de enero de 2019, en la LIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales que “la red constituye una ocasión para favorecer el encuentro con los demás, pero puede también potenciar nuestro autoaislamiento, como una telaraña que atrapa”. 

“Los jóvenes son los más expuestos a la ilusión de pensar que las redes sociales satisfacen completamente en el plano relacional, se llega así al peligroso fenómeno de los jóvenes que se convierten en ermitaños sociales, con el consiguiente riesgo de apartarse completamente de la sociedad”, subrayó el Pontífice.

El Papa Francisco dijo que deseaba “una red hecha no para atrapar, sino para liberar, para custodiar una comunión de personas libres”.

“La Iglesia misma es una red tejida por la comunión eucarística, en la que la unión no se funda sobre los ‘like’ sino sobre la verdad, sobre el ‘amén’ con el que cada uno se adhiere al Cuerpo de Cristo acogiendo a los demás”, expresó.

3. Benedicto XVI también nos dejó buenos consejos sobre Internet. El recogido el 12 de mayo de 2013, en la XLVII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, es uno de ellos.

Las redes sociales deben afrontar el desafío de ser verdaderamente inclusivas: los creyentes advierten de modo cada vez más claro que si la Buena Noticia no se da a conocer también en el ambiente digital podría quedar fuera del ámbito de la experiencia de muchas personas, especialmente de los más jóvenes”, advirtió el hoy Papa Emérito.

El Papa Benedicto XVI también recordó algunos riesgos, “como buscar refugio en una especie de mundo paralelo, o una excesiva exposición al mundo virtual”.

“El anhelo de compartir, de establecer ‘amistades’, implica el desafío de ser auténticos, fieles a sí mismos, sin ceder a la ilusión de construir artificialmente el propio ‘perfil’ público”, dijo.

¿Quién es mi prójimo en este nuevo mundo? ¿Existe el peligro de estar menos presentes con quien encontramos en nuestra vida cotidiana ordinaria? ¿Tenemos el peligro de caer en la dispersión, dado que nuestra atención está fragmentada y absorta en un mundo diferente al que vivimos?”, cuestionó frente al reto de Internet y las redes sociales durante la XLV Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales de 2011.

Benedicto XVI también recordó que “existe un estilo cristiano de presencia en el mundo digital caracterizado por una comunicación responsable y respetuosa” y que comunicar  la Palabra “no sólo significa poner contenidos religiosos en las plataformas de los diversos medios, sino dar testimonio coherente en el propio perfil digital”.

Etiquetas: Benedicto XVI, Internet, San Juan Pablo II, Redes sociales, Papa Francisco