10 de agosto de 2022 7:33 am | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 12 de agosto de 2022 4:52 pm

La ruina amenaza el santuario español donde se apareció la Virgen de Fátima a Sor Lucía

Por Nicolás de Cárdenas

El Santuario de las Apariciones de la Virgen de Fátima en Pontevedra (España) está en estado ruinoso. El lugar donde se llama a la devoción reparadora de los cinco primeros sábados de mes, necesita una obra de reconstrucción urgente para evitar su desaparición. 

“Es una pena que un lugar tan especial esté en esta situación”, explica el P. Luis Manuel Romero, delegado de la Conferencia Episcopal Española (CEE) para el Santuario de las Apariciones de Pontevedra. 

Respecto de la cubierta principal, los arquitectos que han diseñado el proyecto de rehabilitación del santuario aseguran que “la madera presenta ataque de hongos y pudrición debido a la humedad y las filtraciones de agua” por lo que “hay que cambiar la estructura y asegurar la impermeabilización”. 

Además, en una subcubierta, “los apoyos en los muros de piedra se encuentran deteriorados”. Este es el motivo por el que “llovía dentro del santuario”, lamenta el sacerdote. 

Para hacer frente a esta situación, la CEE ha adquirido la propiedad del lugar, hasta hace un año en manos de la asociación del Apostolado Mundial de Fátima en España.

Según detalla a ACI Prensa el P. Romero, se espera que la primera fase de los trabajos de restauración “esté concluida en octubre”. Estoy incluye lo más urgente, que es “poner la cubierta nueva y reformar la planta donde está la celda de las apariciones”. 

“Allí se construirá una capilla más amplia” que la existente, que incluirá la celda donde se podrá venerar el lugar exacto donde el 10 de diciembre de 1925 se apareció la Virgen María con el Niño Jesús a sor Lucía. 

Necesidad de financiación

El proyecto de reparación tiene un coste estimado de cerca de 900 mil dólares, de los cuales sólo se han recaudado unos 200 mil, cantidad que no logra cubrir ni siquiera la primera fase de las obras. A esto hay que añadir otros 200 mil dólares aproximadamente, correspondientes a impuestos que no estaban previstos en el primer cálculo. 

Según ha podido conocer ACI Prensa, en caso de no lograrse financiación para esta primera fase, se parará el proyecto.

En la actualidad, se trabaja en lograr acuerdos con diversas fundaciones, así como con instituciones públicas como el gobierno regional de Galicia, pero también se cuenta con el apoyo de benefactores a título particular. 

Las aportaciones voluntarias se están recogiendo de manera mayoritaria a través de un sitio web dedicado al micromecenazgo a favor del santuario de Pontevedra, www.santuariodelasapariciones.org, puesto en marcha por un grupo de laicos impulsados por el P. Javier Siegrist, párroco del Santo Cristo de la Misericordia (Boadilla del Monte, Diócesis de Getafe, España).

De cómo la niña Lucía llegó de incógnito a España

El mensaje de Fátima fue revelado a través de diversas apariciones, la mayoría de ellas en Portugal. Pero no todas. 

Primero, se apareció el ángel en Ajustrel (Portugal), tres veces en 1916. Después, la Virgen visitó a los videntes Francisco, Jacinta y Lucía en Cova de Iria y Valinhos, entre mayo y octubre de 1917. 

Fue en la aparición del 13 de julio de 1917 cuando les fue confiada la devoción reparadora de los cinco primeros sábados de mes. 

Tras la muerte de Francisco en 1919 y Jacinta en 1920, Lucía quedó bajo la protección del obispo. Ya la Virgen le había anunciado que sobreviviría a la muerte de sus primos “algún tiempo más” para ser instrumento del Señor. 

“Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón”, le dijo la Virgen en 1917.

Todo esto quedó bajo el secreto hasta unos años después. 

El obispo dispuso que Lucía fuera a estudiar al colegio de las Doroteas en Oporto bajo el pseudónimo de Dolores. Al cumplir los 18 años, sintió la vocación carmelitana, pero las monjas la convencieron para que fuera a su noviciado a Tuy, cerca de Pontevedra (España).

El noviciado de las Doroteas estaba en España debido a las normas laicistas imperantes en la época en Portugal. 

Allí descubrieron que no tenía el certificado de escolaridad, pues haberse examinado en Oporto habría supuesto desvelar su identidad. Así que no pudieron admitirla para formarse como maestra. 

Esta es la razón por la que fue enviada a Pontevedra como coadjutora para encargarse de tareas manuales. La vocación de monja carmelita de Sor Lucía parecía un sueño lejano entonces. Fue en ese momento de desolación cuando la Virgen se le apareció con el Niño Jesús. 

Aparición en Pontevedra

Era el 10 de diciembre de 1925 y la celda de Sor Lucía se iluminó. 

“Nuestra Señora, como queriéndome infundir coraje, me pone dulcemente su mano maternal en el hombro derecho, mostrándome al mismo tiempo Su Corazón Inmaculado que trae en la otra mano, rodeado de espinas”, describe la propia vidente. 

En ese momento, el Niño Jesús toma la palabra y se dirigió a ella en estos términos: “Ten compasión del Corazón de tu Madre Santísima, que está cubierto de espinas que los hombres ingratos en todo momento le clavan, sin haber quién haga un acto de reparación para arrancárselas”. 

A continuación, la Virgen instó a Sor Lucía a revelar la devoción de los cinco primeros sábados que ya se les había comunicado en 1917: 

“Di a todos aquellos que, durante cinco meses, en el primer sábado se confiesen, recibiendo la Sagrada Comunión, recen el rosario y me hagan quince minutos de compañía, meditando los misterios del Rosario, con el fin de desagraviarme, que yo prometo asistirles en la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para la salvación de sus almas”.  

Sor Lucía narra que el 15 de diciembre, “casi ni de eso me acordaba” y que, haciendo sus tareas, se encontró con un niño al que trató de enseñar el Ave María y al que instó a ir a una capilla cercana a rezar una jaculatoria. 

Dos meses después, en febrero de 1926, vuelve a encontrarse con el chico y le pregunta si le ha pedido a Jesús a la Madre del Cielo, como le sugirió. El niño se giró y le dijo: “¿Y tú has difundido por el mundo aquello que la Madre del Cielo te pidió?”.

Sor Lucía explica que, al punto, el chiquillo se transformó “en un Niño resplandeciente”. 

En el coloquio posterior, el Niño insiste en que se divulgue la devoción de los primeros sábados porque “muchas almas los comienzan, pero pocas los acaban” y sólo con el fin de recibir las gracias prometidas.

“Me agradan más las que los cinco con fervor y con el fin de desagraviar al Corazón de tu Madre del Cielo, que las que hacen los 15, tibias e indiferentes”, dijo el Niño, quien confirmó la posibilidad de que la confesión no fuera inmediata siempre que cuando se comulgue sea en gracia y con la intención reparadora. 

Todo esto lo reveló Sor Lucía en 1927, después de acudir al Sagrario el 17 de diciembre para preguntar cómo desvelar esta devoción si formaba parte del secreto. 

Cuenta Sor Lucía que Jesús le dijo con voz clara: “Hija mía, escribe lo que te piden; y todo lo que reveló la Santísima Virgen en la aparición en que habló esta devoción escríbelo también. En cuanto al resto del secreto, sigue guardando silencio”. 

Consagración de Rusia

El Santuario de las Apariciones de Pontevedra custodia también el altar donde Sor Lucía presenció una visión de la Santísima Trinidad y recibió el mensaje en el que la Virgen pidió la Consagración de Rusia. 

Dicha aparición tuvo lugar en la ciudad de Tuy el 13 de junio de 1929, donde estaba el noviciado de las Doroteas, pero fue trasladado. 

Tanto las apariciones de Pontevedra como la de Tuy forman parte de las aprobadas por la Iglesia católica respecto al mensaje de Fátima.

Etiquetas: Virgen de Fátima, Santuario de las Apariciones de Pontevedra, P. Javier Siegrist, P. Luis Manuel Romero