Nuestros pecados en la CRUZ

Esta es una sencilla actividad familiar que ayudará a padres e hijos a profundizar en el significado de la Pasión, muerte y Resurrección de Cristo, el misterio de nuestra salvación.

Primer paso:

Sobre un cartón o papel grande, colocas alfileres silueteando el dibujo de una cruz. Corta pequeños pedazos de papel blanco o marrón.

Explícale a los niños que Jesús murió por nuestros pecados. Explícales que acciones humanas son consideradas como pecados, y como éstos son perdonados a través del Sacramento de la Reconciliación.

Deja que cada de los chicos escriba sus pecados en los pequeños pedazos de papel (un papel por cada acción pecaminosa) y luego colócalos sobre la cruz. Aliéntalos a agregar más papeles cuando ellos hayan cometido una acción mala. Si, por ejemplo, una resolución concreta a ser realizada en Cuaresma fue accidentalmente rota o no hecha, sugiéreles que otra pedazo de papel debe ser colocado en la cruz.


Segundo paso:

Luego del Viernes Santo, los papeles son sacados, dejando en su lugar los alfileres.

Estos alfileres nos recuerdan nuestros pecados por los cuales Jesús murió en la Cruz, y que posteriormente serán utilizados para sostener algunas decoraciones alusivas a la Pascua.


Tercer paso:

Dibuja y recorta flores utilizando papeles de colore y colócalas sobre la cruz con los mismos alfileres. Una parra artificial con flores puede ser también colocada alrededor de la cruz para expresar el triunfo de la Resurrección de Cristo.

Los papeles con los pecados son quemados en el fogón de la vigilia pascual; o en el día de Pascua con nuestras antorchas. Hemos empezado una nueva vida con Jesús.

 

Recursos para el Viernes Santo:

Recursos de Semana Santa:

Comentarios