nts)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','https://www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-526318-1', 'auto'); ga('require', 'GTM-MKNZDXB'); nos mira como hijos, y digámosle:

Muéstranos, Señor, la abundancia de tu amor.

- Acuérdate, Señor, de tu Iglesia: guárdala de todo mal y haz que crezca en tu amor.
- Que todos los pueblos, Señor, te reconozcan como al único Dios verdadero, y a Jesucristo como al Salvador que tú has enviado.
- A nuestros parientes y bienhechores concédeles tus bienes, y que tu bondad les dé la vida eterna.
- Te pedimos, Señor, por los trabajadores que sufren: alivia sus dificultades, y haz que todos los hombres reconozcan su dignidad.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

En tu misericordia acoge a los que hoy han muerto y dales posesión de tu reino.
Unidos fraternalmente como hermanos de una misma familia, invoquemos a nuestro Padre común: Padre Nuestro...

ORACION

Escucha, Señor, nuestras súplicas y protégenos durante el día y durante la noche: tú eres siempre inmutable, da firmeza a los que vivimos sujetos a la sucesión de los tiempos y de las horas. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén

Comentarios

Síguenos:

Libros del padre José Antonio Fortea

Tendencias:

El blog de Mons. José Gómez
Cara a cara con Alejandro Bermúdez