push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','https://www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-526318-1', 'auto'); ga('require', 'GTM-MKNZDXB'); abamos a Cristo, que ama a la Iglesia y le da aliento y calor, y roguémosle confiados diciendo:

Atiende, Señor, los deseos de tu pueblo

- Haz, Señor, que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.
- Guarda con tu protección al Papa N. y a nuestro obispo N ayúdalos con el poder de tu brazo.
- Ten compasión de los que no encuentran trabajo y haz que consigan un empleo digno y estable.
- Señor, se refugio de los oprimidos y protégelos en todas sus necesidades.
- Te pedimos por el eterno descanso de los que durante su vida ejercieron el ministerio para el bien de tu Iglesia: que también te celebren eternamente en tu reino

Se pueden añadir algunas intenciones libres

Fieles a la recomendación del Señor nos atrevemos a decir: Padre Nuestro

ORACION

Dios todopoderoso y eterno, que has querido asistirnos en el trabajo que nosotros, tus siervos inútiles, hemos realizado hoy, te pedimos que, al término de este día, acojas benignamente nuestro trabajo vespertino de acción de gracias y recibas con bondad la alabanza que te dirigimos. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

CONCLUSION

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén.

Comentarios

Síguenos:

Cara a cara con Alejandro Bermúdez

Tendencias:

El blog de Mons. José Gómez
Libros del padre José Antonio Fortea