Cargando...

Oración de Santo Tomás de Aquino

Doctor de la Iglesia. 1225-1274
7 de marzo

Oh bienaventurada y dulcísima Virgen María, Madre de Dios, toda llena de misericordia, hija del Rey supremo, Señora de los Angeles, Madre de todos los creyentes: hoy y todos los días de mi vida, deposito en el seno de tu misericordia mi cuerpo y mi alma, todas mis acciones, pensamientos, intenciones, deseos, palabras, obras; en una palabra, mi vida entera y el fin de mi vida; para que por tu intercesión todo vaya enderezado a mi bien, según la voluntad de tu amado Hijo y Señor nuestro Jesucristo, y tú seas para mi, oh Santísima Señora mía, consuelo y ayuda contra las asechanzas y lazos del dragón y de todos mis enemigos.

Dígnate alcanzarme de tu amable Hijo y Señor nuestro Jesucristo, gracias para resistir con vigor a las tentaciones del mundo, demonio y carne, y mantener el firme propósito de nunca más pecar, y de perseverar constante en tu servicio y en el de tu Hijo. También te ruego, oh Santísima Señora mía, que me alcances verdadera obediencia y verdadera humildad de corazón, para que me reconozca sinceramente por miserable y frágil pecador, impotente no sólo para practicar una obra buena, sino aun para rechazar los continuos ataques del enemigo, sin la gracia y auxilio de mi Creador y sin el socorro de tus santas preces. Consígueme también, oh dulcísima Señora mía, castidad perpetua de alma y cuerpo, para que con puro corazón y cuerpo casto, pueda servirte a ti y a tu Hijo en tu Religión. Concédeme pobreza voluntaria, unida a la paciencia y tranquilidad de espíritu para sobrellevar los trabajos de mi Religión y ocuparme en la salvación propia y de mis prójimos. Alcánzame, oh dulcísima Señora, caridad verdadera con la cual ame de todo corazón a tu Hijo Sacratísimo y Señor nuestro Jesucristo, y después de él a ti sobre todas las cosas, y al prójimo en Dios y para Dios: para que así me alegre con su bien y me contriste con su mal, a ninguno desprecie ni juzgue temerariamente, ni me anteponga a nadie en mi estima propia. Haz, oh Reina del cielo, que junte en mi corazón el temor y el amor de tu Hijo dulcísimo, que le dé continuas gracias por los grandes beneficios que me ha concedido no por mis méritos, sino movido por su propia voluntad, y que haga pura y sincera confesión y verdadera penitencia por mis pecados, hasta alcanzar perdón y misericordia.

Finalmente te ruego que en el último momento de mi vida, tú, única madre mía, puerta del cielo y abogada de los pecadores, no consientas que yo, indigno siervo tuyo, me desvíe de la santa fe católica, antes usando de tu gran piedad y misericordia me socorras y me defiendas de los malos espíritus, para que, lleno de esperanza en la bendita y gloriosa pasión de tu Hijo y en el valimiento de tu intercesión, consiga de él por tu medio el perdón de mis pecados, y al morir en tu amor y en el amor de tu Hijo, me encamines por el sendero de la salvación y salud eterna. Amén

 

Las más populares

Videos Youtube

Niña de 6 años batalla por ganarle al cáncer
Niña de 6 años batalla por ganarle al cáncer
¿Puede una ruta turística ser también una experiencia de fe?
Fiesta de la Divina Misericordia
Un clamor por los cristianos perseguidos en Irak
#GraciasJesús 3
David Cameron felicita la Pascua Cristiana a los británicos.
Hermanos Lumière - Semana Santa de Sevilla, 1898
¿Dos Franciscos en el Vaticano? Sepa cómo fue el encuentro
Clap your hands, baby announcement.
Conozca a Francisca, la kombi misionera
LA ESPINA DE DIOS (Trailer Oficial en HD 1080p)
7 Mentiras de 7 Dia
"Marea roja" por la vida y contra el aborto frente a La Moneda en Chile
Cardenal Cipriani y la Marcha por la Vida 2015 en Lima

Católico al día

Suscríbase al podcastPunto de Vista

El desafío de la pornografía

Punto de Vista
Fecha

Suscríbase al podcastEvangelio del día

Juan 6,1-15

Evangelio
Fecha
17/04/15
16/04/15
15/04/15

Suscríbase al podcastHomilía del día

Juan 6,1-15

Homilía
Fecha
17/04/15
16/04/15
15/04/15