Cargando...

Atender a las relaciones personales


La amabilidad, la corrección, la elegancia en el trato con los hijos, se podría decir que son los principios básicos para su educación. No se educa a base de prohibiciones, de gritos, de castigos ... Esto puede ir produciendo en los hijos reacciones muy variadas, rebeldes o de aparente aceptación, pero que irán creando individuos resentidos. No es el modo de ayudar al mejor desarrollo de los hijos.

Es más eficaz el trato cariñoso, el interés verdadero, que supone desinteresarnos de nosotros mismos, el sacrificio de cada momento hecho con alegría y el amor con entrega que supone siempre un ambiente mucho más agradable que los gritos y es además, de efectos más seguros. En el trato diario con nuestros hijos, cuando estemos de buen humor o cuando tengamos algún disgusto, cuando estemos descansados o si sentimos fatiga, en momentos de optimismo o de pesimismo, es decir SIEMPRE, debemos procurar la mayor corrección, la mayor delicadeza, pensando que "siempre tienen aroma las manos que arrojan rosas".

Todo esto no supone pérdida de autoridad, los padres hemos de marcar caminos, señalar pautas para que discurran por ellos nuestros hijos, sin menospreciarlos nunca, sino acogiéndolos con todo nuestro cariño.

Cuentan una anécdota sobre un diálogo de un señor mayor y un niño de 8 años:

-¿Qué te gustaría ser Luis?

- Contesta el chico: Mayor.

- Y ¡por qué? - Para poder mandar y tener siempre la razón.

- ¿Tú crees que los mayores nunca se equivocan?

- Se equivocan muchas veces, pero siempre tienen razón.

Cuántas veces también nuestros hijos pueden llegar a pensar que la razón está en la fuerza y no en la verdad.

Otro aspecto fundamental en las relaciones personales entre padres e hijos es la confianza. Confianza y sinceridad son esenciales si queremos que las relaciones con los hijos sean constructivas y sirvan para ayudarles a desarrollar su personalidad. Fundamentalmente hay que cuidar el diálogo, el cual lleva consigo contraste de pareceres, aprender a preguntar, a escuchar, a conducir sin imponer, marcar caminos apropiados. Habrá que tener en cuenta que amor no significa "blandenguería", porque si es auténtico quiere lo mejor para el ser amado y esto lleva consigo esfuerzo, sacrificios y, muchas veces, caminos pedregosos. Ese esfuerzo por cuidar nuestras relaciones personales con nuestros hijos irá dirigido a conseguir que ellos sean fuertes, recios, constantes y sobre todo, felices.


Tomado de IPP Nro. 46/99
(Centro de Educación Familiar, Santa Fe, Argentina)

Las más populares

Videos Youtube

Primer encuentro de voluntarios por la vida 2015
Primer encuentro de voluntarios por la vida 2015
DINAMITA SHOW - VIÑA DEL MAR 2015 COMPLETO (HQ)
Proyectos 2014 y D. Álvaro del Portillo
We Will Sing Live - Brother of two christian victims of ISIS calls in
Who Gets Thanked More Than God At The Oscars?
Report from Ainkawa Mall, Erbil, Iraq
¿Qué pasa el 14M? - Cada Vida Importa
Cardenal Cipriani comenta reforma económica del Vaticano
MENSAJE PARA EL MIERCOLES DE CENIZA
El Padre Pancho, un misionero del fin del mundo
Rafael 3 anos, em tratamento contra um câncer
¿Aún hay esperanza para el amor? Una respuesta con música por San Valentín
Resumen de noticias: Nuevos cardenales y debate sobre el aborto
Mons. Romero nunca estuvo interesado en la teología de la liberación
Bernardita Vial por embarazo inviable: "Estoy asustada (...), pero voy a darlo todo por él"

Católico al día

Suscríbase al podcastPunto de Vista

Ganarse el pan moralmente

Punto de Vista
Fecha

Suscríbase al podcastEvangelio del día

Mateo 5, 43-48

Evangelio
Fecha
28/02/15
27/02/15
26/02/15

Suscríbase al podcastHomilía del día

Mateo 5, 43-48

Homilía
Fecha
28/02/15
27/02/15
26/02/15