)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','https://www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-526318-1', 'auto'); ga('require', 'GTM-MKNZDXB'); ercede por ellos;
y ya que les has concedido
llegar al día de los desposorios,
otórgales también
el gozo de una ansiada descendencia
y de una larga vida.
Por Cristo, nuestro Señor. Amén.

Padre Nuestro

Bendición nupcial

Los esposos se arrodillan

Queridos hermanos,
roguemos humildemente al Señor
que derrame la gracia de su bendición
sobre estos hijos suyos,
que acaban de contraer Matrimonio en Cristo,
y a los que unió en santa alianza,
por el Sacramento del Cuerpo y de la Sangre de Cristo
que van a recibir
los haga perseverar en un mismo amor.

Oh Dios, que con tu poder creaste de la nada,
y, desde el comienzo de la creación,
hiciste al hombre a tu imagen
y le diste la ayuda inseparable de la mujer,
de modo que ya no fuesen dos, sino una sola carne,
enseñándonos que nunca será lícito separar
lo que quisiste fuera una sola cosa.

Oh Dios, que consagraste la alianza matrimonial
con un gran Misterio
y has querido prefigurar en el Matrimonio
la unión de Cristo con la Iglesia.

Oh Dios, que unes la mujer al varón
y otorgas a esta unión,
establecida desde el principio,
la única bendición
que no fue abolida
ni por la pena del pecado original,
ni por el castigo del diluvio.

Mira con bondad a estos hijos tuyos,
que, unidos en Matrimonio,
piden ser fortalecidos con tu bendición:
Envía sobre ellos la gracia del Espíritu Santo,
para que tu amor, derramado en sus corazones,
los haga permanecer fieles en la alianza conyugal.

Abunde en tu hija NN el don del amor y de la paz,
e imite los ejemplos de las santas mujeres,
cuyas alabanzas proclaman la Escritura.

Confíe en ella el corazón de su esposo,
teniéndola por partícipe y coheredera
de una misma gracia y una misma vida,
la respete y ame siempre
como Cristo ama a su Iglesia.

Y ahora, Señor, te pedimos también
que estos hijos tuyos:
permanezcan en la fe y amen tus preceptos;
que, unidos en Matrimonio,
sean ejemplo por la integridad de sus costumbres;
y, fortalecidos con el poder del Evangelio,
manifiesten a todos el testimonio de Cristo;
que su unión sea fecunda,
sean padres de probada virtud,
vean ambos los hijos de sus hijos
y, después de una feliz ancianidad,
lleguen a la vida de los bienaventurados en el reino celestial.

Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Rito de la paz

Cordero de Dios

Oración después de la comunión

Oremos.

Por medio de este sacrificio, Señor,
guarda con tu providencia
y haz vivir en un mismo amor
a quienes has unido en santo Matrimonio
y alimentado con un mismo pan y un mismo cáliz.
Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Conclusión de la celebración

Nuestro Señor Jesucristo,
que santificó con su presencia las bodas de Caná,
os conceda a vosotros,
y a vuestros familiares y amigos,
su bendición.

R. Amén.

Nuestro Señor Jesucristo,
que amó a su Iglesia hasta el extremo,
os conceda amaros el uno al otro de la misma manera.

R. Amén.

Nuestro Señor Jesucristo os conceda
ser testigos fieles de su resurrección en el mundo
y esperar con alegría su venida gloriosa.

R. Amén.

Y a todos vosotros, que estáis aquí presentes,
os bendiga Dios Todopoderoso,
Padre, Hijo † y Espíritu Santo.

R. Amén.

Consagración a la Virgen

Cantamos: Nuestra Señora de la Reconciliación

Rito de despedida

Compañera te doy, y no sierva:
ámala como Cristo ama a su Iglesia.

Hermanos: en el nombre de nuestro Señor Jesucristo,
id en paz.

R. Demos gracias a Dios.

Entrega de la bendición Papal.

Comentarios

Síguenos:

El blog de Mons. José Gómez

Tendencias:

Libros del padre José Antonio Fortea
Cara a cara con Alejandro Bermúdez