i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','https://www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-526318-1', 'auto'); ga('require', 'GTM-MKNZDXB'); osexual con el feminismo radical. Parece que incluso la artificialización de la reproducción humana la ha de reforzar, acabando con el monopolio de la tradición también en la coyunda. Las lesbianas USA sueñan con la partenogénesis y financian a los laboratorios que buscan una Dolly bípeda. Lo mismo los gays con la clonación.

Mientras el Apocalipsis señala como uno de los indicios finales el que los hombres vistan como mujeres y las mujeres como hombres, todo se concentra en demoler el concepto tradicional de familia. La inversión de lo bíblico es tal que la lluvia de fuego cae sobre lo patriarcal, no sobre lo sodomítico. Que se chinchen los reaccionarios, que esta partida la está ganado Lucifer.


Javier Güerri
Fuente: http://www.arbil.org/

Comentarios

Síguenos:

Cara a cara con Alejandro Bermúdez

Tendencias:

Libros del padre José Antonio Fortea
El blog de Mons. José Gómez