Cargando...

¿Porque la Eucaristía es un sacrificio?

La Eucaristía es por encima de todo un sacrificio: sacrificio de la Redención y al mismo tiempo sacrificio de la Nueva Alianza. El hombre y el mundo son restituidos a Dios por medio de la novedad pascual de la Redención. Esta restitución no puede faltar: es fundamento de la "alianza nueva y eterna" de Dios con el hombre y del hombre con Dios. Si llegase a faltar, se debería poner en tela de juicio bien sea la excelencia del sacrificio de la Redención que fue perfecto y definitivo, o bien sea el valor sacrificial de la Santa Misa. Por tanto la Eucaristía, siendo verdadero sacrificio, obra esa restitución a Dios.

En este sentido, el celebrante, en cuanto ministro del sacrificio, es el auténtico sacerdote, que lleva a cabo –en virtud del poder específico de la sagrada ordenación- el verdadero acto sacrificial que lleva de nuevo a los seres a Dios. En cambio, todos aquellos que participan en la Eucaristía, sin sacrificar como él, ofrecen con él, en virtud del sacerdocio común, sus propios sacrificios espirituales, representados por el pan y el vino, desde el momento de su presentación en el altar.

Efectivamente, este acto litúrgico solemnizado por casi todas las liturgias, "tiene su valor y su significado espiritual". El pan y el vino se convierten en cierto sentido en símbolo de todo lo que lleva la asamblea eucarística, por sí misma, en ofrenda a Dios y que ofrece en espíritu. Es importante que este primer momento de la liturgia eucarística, en sentido estricto, encuentra su expresión en el comportamiento de los participantes. A esto corresponde la llamada procesión de las ofrendas, prevista por la reciente reforma litúrgica y acompañada, según la antigua tradición, por un salmo o un cántico.

Todos los que participan con fe en la Eucaristía se dan cuenta de que ella es "Sacrificium", es decir, una "Ofrenda consagrada". En efecto, el pan y el vino, presentados en el altar y acompañados por la devoción y por los sacrificios espirituales de los participantes, son finalmente consagrados, para que se conviertan verdadera, real y sustancialmente en el Cuerpo entregado y en la Sangre derramada de Cristo mismo. Así, en virtud de la consagración, las especies del pan y del vino, "re-presentan", de modo sacramental e incruento, el Sacrificio propiciatorio ofrecido por El en la cruz al Padre para la salvación del mundo.

Las más populares

Videos Youtube

Primer encuentro de voluntarios por la vida 2015
Primer encuentro de voluntarios por la vida 2015
DINAMITA SHOW - VIÑA DEL MAR 2015  (oficial)
Proyectos 2014 y D. Álvaro del Portillo
We Will Sing Live - Brother of two christian victims of ISIS calls in
Who Gets Thanked More Than God At The Oscars?
Report from Ainkawa Mall, Erbil, Iraq
¿Qué pasa el 14M? - Cada Vida Importa
Cardenal Cipriani comenta reforma económica del Vaticano
MENSAJE PARA EL MIERCOLES DE CENIZA
El Padre Pancho, un misionero del fin del mundo
Rafael 3 anos, em tratamento contra um câncer
¿Aún hay esperanza para el amor? Una respuesta con música por San Valentín
Resumen de noticias: Nuevos cardenales y debate sobre el aborto
Mons. Romero nunca estuvo interesado en la teología de la liberación
Bernardita Vial por embarazo inviable: "Estoy asustada (...), pero voy a darlo todo por él"

Católico al día

Suscríbase al podcastPunto de Vista

¿Por qué las adopciones gay no funcionan?

Punto de Vista
Fecha

Suscríbase al podcastEvangelio del día

Lucas 6,36-38

Evangelio
Fecha
02/03/15
01/03/15
28/02/15

Suscríbase al podcastHomilía del día

Lucas 6,36-38

Homilía
Fecha
02/03/15
01/03/15
28/02/15