Cargando...

Carta Encíclica DOMINUM ET VIVIFICANTEM del Sumo Pontífice Juan Pablo II sobre el Espíritu Santo en la Vida de la Iglesia y del Mundo

INTRODUCCIÓN

I PARTE
EL ESPÍRITU DEL PADRE Y DEL HIJO, DADO A LA IGLESIA

1. Promesa y revelación de Jesús durante la Cena pascual
2. Padre, Hijo y Espíritu Santo
3. La donación salvífica de Dios por el Espíritu Santo
4. El Mesías ungido con el Espíritu Santo
5. Jesús de Nazaret «elevado» por el Espíritu Santo
6. Cristo resucitado dice «Recibid el Espíritu Santo»
7. El Espíritu Santo y la era de la Iglesia

II PARTE
EL ESPÍRITU QUE CONVENCE AL MUNDO EN LO REFERENTE
AL PECADO

1. Pecado, justicia y juicio
2. El testimonio del día de Pentecostés
3. El testimonio del principio: la realidad originaria del pecado
4. El Espíritu que transforma el sufrimiento en amor salvífico
5. «La sangre que purifica la conciencia»
6. El pecado contra el Espíritu Santo

III PARTE
EL ESPÍRITU QUE DA LA VIDA

1. Motivo del Jubileo del año dos mil: Cristo que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo
2. Motivo del Jubileo: se ha manifestado la gracia
3. El Espíritu Santo en el drama interno del hombre: La carne tiene apetencias contrarias al espíritu y el espíritu contrarias a la carne
4. El Espíritu Santo fortalece el «hombre interior »
5. La Iglesia sacramento de la unión intima con Dios
6. El Espíritu y la esposa dicen: «¡Ven!»

CONCLUSIÓN

Comentarios

Síguenos:

Salvemos al beato Junípero Serra

Actividad reciente: