a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','https://www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-526318-1', 'auto'); ga('require', 'GTM-MKNZDXB'); as puesto que el individuo siente la necesidad de un algo que responda sus interrogantes más profundas; es así como producto de esta búsqueda aparecen nuevos movimientos religiosos o seudoreligiones. Son característicos de este momento movimientos espirirualistas - esotéricos tales como el de la Nueva Era.

Es un hecho innegable de estos tiempos la subjetividad y el relativismo que envuelven las decisiones humanas, pero al mismo tiempo el deseo de esta humanidad por transformar la realidad social e individual, respondiendo a las cuestiones que le inquietan, despertando interrogantes; en síntesis buscando la mejor manera de adecuar la posición de hombres de fe a la situación cultural imperante, la cual tiene como gran influencia el avance de las ciencias y de la técnica.

Cada acontecimiento de esta cultura 'moderna' puede conducir a pasos agigantados a la total ruptura entre fe - ciencia, sin embargo, hoy contemplamos el cómo se hacen presente cada vez más las facilidades para el diálogo entre la cultura y la iglesia. La toma de conciencia de esta necesidad está; falta quizá la adecuación a los nuevos tiempos, no sólo de la iglesia, sino también del hombre como individuo inmerso en una sociedad que día a día tiene menos tiempo para la reflexión y la búsqueda del principio primero y fundamentador de nuestra humanidad.

Hablar de satanás no es fácil aún cuando lo encontramos presente en el instante mismo de nuestra creación; es así como en nuestra cultura, para algunos moderna para otros postmoderna, nos enfrentamos a la indiferencia, al miedo o a la negación de la existencia de este ser creado y caído.

La iglesia desde siempre ha reconocido y afirmado la existencia de satanás como criatura de Dios; esto, sin embargo, ha sido objeto de controversias al interior de ella. Han sido muchos los teólogos que han trabajado sobre el demonio, pero aún así, no podemos afirmar certeramente si todos y cada uno de ellos reconocen y afirman la existencia de satanás como criatura.

Parte del Contenido de esta sección es cortesía de la Fundación S.P.E.S
Bolívar 216, 1° "A" (1066) Buenos Aires - Argentina. Tel: (54 11) 4343-7702
E-mail : [email protected]

El material forma parte de su curso por e-mail : "El Fenómeno de las Sectas y los NMR" Auspiciado por el Arzobispado de Buenos Aires. Especial agradecimiento al Lic. José María Baamonde, Presidente

Comentarios

Síguenos:

Libros del padre José Antonio Fortea

Tendencias:

Cara a cara con Alejandro Bermúdez
El blog de Mons. José Gómez