2 de octubre de 2017 5:01 am

Vaticano pide que políticas prolife se extiendan a todas las fases de la vida

Redacción ACI Prensa

Presentación de la Asamblea. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa
Presentación de la Asamblea. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

El Presidente de la Pontificia Academia para la Vida, Mons. Vincenzo Paglia, afirmó que las políticas y acciones pro-life deben extenderse a todas las fases de la vida y en todos los ámbitos, por lo que debe también incidir en realidades como la situación de los refugiados o de los que viven en situaciones de pobreza extrema: “La Academia siente la responsabilidad de declinar el termino vida no solo en su contenido teórico, sino también en su contenido histórico y geográfico”.

El Presidente de la Pontificia Academia realizó, en una conferencia de prensa pronunciada en el Vaticano, un resumen de los contenidos y objetivos de la Asamblea General de la Pontificia Academia para la Vida que, con el tema de “Acompañar la vida. Nueva responsabilidad en la era tecnológica”, se desarrollará del 5 al 7 de octubre.

Mons. Paglia señaló que con esta Asamblea General, la primera organizada por la Pontificia Academia después de su renovación, se trata de dar respuesta a la urgencia de “situar el foco en el significado de la vida humana, que no puede ser reducida solo a cuanto dicen las ciencias naturales”.

“Bajo esa luz –explicó–, será posible interpretar el destino de la persona humana, su función en el mundo, sus relaciones, que exige la superación de la trágica dinámica de algunos resultados de la cultura occidental”.

Mons. Paglia señaló que “la ambición de la Academia es afrontar estos temas conjugando el rigor científico con la sabiduría humanista, con la pasión por la verdad y la confrontación entre diferentes competencias y visiones del mundo”.

El Presidente de la Pontificia Academia para la Vida también habló de algunos aspectos de la renovación, efectuada mediante la aprobación de un nuevo Estatuto el año pasado. Indicó que esa renovación “se ha hecho efectiva con el nombramiento de nuevos académicos, provenientes de 37 países del mundo: 4 miembros honorarios, 45 miembros ordinarios designados por el Papa Francisco, 87 miembros correspondientes y 13 jóvenes investigadores”.

Mediante esta renovación, la Pontificia Academia busca llegar mejor a sus objetivos. “La Academia tiene el encargo específico de ponerse al servicio de la vida humana en todas sus fases, al mismo tiempo que amplía los temas que afronta y las competencias que le son encargadas”, destacó Mons. Paglia.

“La situación contemporánea exige una reflexión sobre la vida humana que tenga en cuenta las nuevas tecnologías que han provocado un impacto en este campo, así como los múltiples factores que inciden en las transformaciones de los contextos sociales”.

En la presentación de la Asamblea también intervino Mons. Renzo Pegoraro, Canciller de la Pontificia Academia para la Vida, que subrayó que la Asamblea “busca proporcionar luz al impacto de la tecnología sobre la vida humana en todas sus fases desde la fecundación hasta la muerte, afrontando también los aspectos antropológicos legales de la paternidad, los aspectos culturales específicos de la civilización de la eficiencia y las relaciones entre tecnología, justicia y recursos económicos”.

“Todo aquello desarrolla relevantes y urgentes cuestiones de carácter ético que interpelan a todos a comprender y asumir la responsabilidad que tienen con la vida humana”.

Mons. Pegoraro hizo hincapié en que “la potencia de la tecnología debe acompañarse por el desarrollo del ser humano en relación con la responsabilidad, los valores y la conciencia”, y señaló que “la Asamblea organizada por la Pontificia Academia para la Vida se sitúa en esta perspectiva, buscando ofrecer elementos de reflexión ética para todos aquellos que tienen esta responsabilidad”.

Según indicó el desafío que trata de afrontar la Academia es el “del acompañamiento en todas las fases de la vida humana”.

La Asamblea General tratará temas como la vida en la era de la tecnología, el reto antropológico que supone la reproducción asistida que sitúa al hombre como un ‘objeto fabricado’, la paternidad, la cultura del descarte, la tecnología al servicio de la justicia y el acompañamiento en el pasaje de la muerte.

También te puede interesar:

Etiquetas: Vaticano, Pontificia Academia para la Vida, Vida

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios