El P. Enrico Righi, párroco de San Buenaventura en Bagnoregio, Viterbo; que debe comparecer a fin de mes ante un tribunal italiano para demostrar la existencia de Jesucristo, expresó su confianza en salir airoso de tan descabellado lío judicial.

En entrevista concedida al diario colombiano El Tiempo, el sacerdote explica la situación del caso en el que es acusado por Luigi Casciolo, un agrónomo jubilado y ateo de 72 años, que le atribuye dos delitos incluidos en el código penal italiano: abuso de la creencia popular y sustitución de persona, por haber escrito en un boletín parroquial de 2002 que “Jesús nació en Belén, era hijo de José y María y vivió en Nazaret”.

“No se entiende qué se persigue con esto ni cuál es el objetivo. Casciolo se autodefine ateo y no acepta ninguna razón de los creyentes. Soy el primer investigado de los 33 mil párrocos italianos y me usa como pretexto para enjuiciar a la Iglesia”, afirma el presbítero.

El P. Righi admite que “es un momento delicado, pero estoy muy tranquilo. Duermo bien y no tengo ningún problema para afrontar este juicio. Esto no significa nada para mí”.

Luego de indicar que no adelantará nada de los argumentos ni de la estrategia que presentará en la corte, el sacerdote comenta que “será algo muy simple y la justicia tendrá que decidir”.

Seguidamente, el párroco de San Buenaventura recuerda que “la Justicia no aceptó la denuncia de Casciolo, la rechazó tres veces porque no tiene fundamentos históricos, científicos o teológicos. Terminará de la misma manera”.

Más en España

Finalmente, el P. Righi señala que la “gente se ríe de este juicio y no le da importancia. Todos conocen a Casciolo y dicen que su libro La fábula de Cristo es una copia mal escrita de otro. Saben que no es ningún estudioso de las sagradas escrituras, como afirma”.
  • Tags: