15 de enero de 2006 - 3:14 AM

Recuerdan a virtuoso y ejemplar obispo misionero español en la selva peruana

Redacción ACI Prensa

Recuerdan a virtuoso y ejemplar obispo misionero español en la selva peruana

El periódico El Mundo recordó elogiosamente al ejemplar obispo misionero español recientemente fallecido en Perú, Mons. Antonio de Hornedo Correa, quien dejó una honda huella no solo en la diócesis de Chachapoyas, que estuvo bajo su dirección más de 14 años, sino también en los diversos lugares de la extensa amazonía peruana donde ejerció durante tres décadas un fructífero servicio pastoral.

Mons. Hornedo, nacido en Comillas en 1915, estuvo a la cabeza del Vicariato Apostólico peruano de Jaén y, posteriormente Obispo de Chachapoyas, murió el 10 de enero en Lima, a los 90 años, en la enfermería de la comunidad jesuita de Nuestra Señora de Fátima de Miraflores.

Después de cursar los primeros estudios en su ciudad natal, Antonio de Hornedo ingresó a los 17 años de edad a la Compañía de Jesús en 1933, en Bélgica, dado que los jesuitas habían sido expulsados de España por el Gobierno de la República. Tras la guerra civil española, volvió a Madrid y estudió Filosofía en Chamartín (1940-1943). Posteriormente, estudió Teología en Irlanda, donde se salvó de un gran incendio saltando de un edificio al otro.

Después de ser ordenado presbítero en 1949, trabajó en la formación de los jóvenes jesuitas. Fue ayudante del Maestro de Novicios, Padre espiritual de los Filósofos en Chamartín, Rector de Aranjuez y del Noviciado y Juniorado de la Provincia de Toledo.

Respondiendo al llamado misionero que Dios le hacía, a los 46 años de edad se traslada a Perú, donde inmediatamente es nombrado Superior de la Misión del Marañón y trabaja intensamente en su evangelización y organización de 1962 a 1968. En 1963, tras un excelente desempeño como sacerdote misionero, es nombrado Prefecto Apostólico de la Misión.

En 1968, la Santa Sede lo nombra Administrador Apostólico de Chachapoyas, aunque continúa como Prefecto Apostólico en Jaén. Posteriormente es nombrado Vicario Apostólico de San Javier del Marañón.

En 1971, Hornedo es consagrado obispo en el Jaén peruano y solo seis años después, el Papa lo nombra Obispo de Chachapoyas, una diócesis de unos 400 mil habitantes. “Y en ella entregó su vida y todos sus afanes a la defensa y promoción de los indios de la selva peruana, hasta que se retiró por límite de edad, en 1991”, resalta el diario español.

El Provincial de la Compañía en Perú, P. Carlos Rodríguez, le definen como "un optimista, lleno de confianza en los demás, positivo y cariñoso con todos. Ha sido un modelo de oración y cercanía a Dios. Pasaba casi todo el día en la Capilla. No quería nunca molestar y siempre estaba dispuesto a ayudar en todo lo que podía".

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios