5 de junio de 2019 11:12 pm

“Puentes de Solidaridad”: Un programa de ayuda a migrantes de la Iglesia en Uruguay

POR GISELLE VARGAS | ACI Prensa

Imagen referencial. Crédito: Catholic Relief Services
Imagen referencial. Crédito: Catholic Relief Services

La Iglesia en Uruguay acogió el llamado del Papa Francisco de acoger proteger, promover e integrar a los inmigrantes, y desarrolló el programa “Puentes de Solidaridad”, que a pocos días de funcionamiento ha tenido gran éxito y acogida. 

En coordinación con instituciones gubernamentales la Iglesia en Uruguay implementó tres centros de atención y acogida en los principales puntos de ingreso al país: Montevideo y los Departamentos de Rivera y Rocha, frontera con Brasil.

Los inmigrantes que llegan a Uruguay provienen en su mayoría de Cuba, República Dominicana y Venezuela, este último grupo con una proyección de ingreso para 2019 de 12 mil personas.

Puentes de Solidaridad está inspirado en el documento del Papa Francisco llamado “Responder a los desafíos de los refugiados e inmigrantes, 20 puntos de acción para los pactos globales”.

Sobre esa base, diez conferencias episcopales de América del Sur en coordinación con la Sección Migrantes y Refugiados de la Santa Sede diseñaron un plan integral de asistencia ajustado a cada país.

En conversación con ACI Prensa, una de las coordinadoras del proyecto, Gabriela Gómez, explicó que comenzaron haciendo un relevamiento del marco normativo de la migración, de las características de la población migrante, los puntos de ingreso al país y los posibles lugares para desarrollar el proyecto. 

En las tres semanas de funcionamiento, los inmigrantes se han informado sobre la normativa uruguaya, para conocer sus derechos y regularizar su situación; y han recibido orientación sobre la cultural local para integrarse y convivir en forma adecuada. 

Para las personas que carecen de un lugar donde dormir también se ha coordinado ayuda a través de la Congregación de los Misioneros de San Carlos Scalabrinianos. 

“La Iglesia no es ajena a una realidad que golpea fuertemente nuestra sociedad. Con esto queremos dar respuestas concretas a los inmigrantes, recibirlos, atenderlos desde el punto de vista espiritual y brindarles estas herramientas”, explicó Gabriela Gómez.

A su juicio, una parte de la sociedad mira con recelo la inmigración, pero la respuesta de las comunidades católicas ha sido muy positiva y se hace notar en la participación y colaboración con el proyecto a través de la campaña del abrigo y del alimento no perecedero.

 

“Los migrantes han venido a impregnar un nuevo estilo a nuestras comunidades. Se les nota una gran espiritualidad y una necesidad de integrarse a través de alguna actividad a la comunidad. Eso habla de la riqueza que como Iglesia Católica recibimos de ellos. La forma de vivir su fe creo que será un gran impulso y dinamismo en el caminar de la Iglesia en Uruguay”, dijo.

El programa Puentes de Solidaridad en Uruguay también contempla la realización de encuentros y foros para crear conciencia y reflexionar el tema migratorio; y articular acciones con distintos actores locales y eclesiales para proyectar estrategias de intervención a mediano y largo plazo.

En un futuro, el equipo coordinador espera ampliar la atención al aspecto psicológico, y dar asesoramiento laboral. 

Etiquetas: Uruguay, Venezuela, inmigrantes, Refugiados, migraciones, frontera, Puentes de Solidaridad

Comentarios