Cargando...

¿Puede un católico votar en conciencia por Donald Trump?

Donald Trump. Foto: Flickr Gage Skidmore (CC BY-SA 2.0)
Donald Trump. Foto: Flickr Gage Skidmore (CC BY-SA 2.0)

WASHINGTON D.C., 16 Mar. 16 / 05:42 pm (ACI/EWTN Noticias).- Mientras el precandidato presidencial Donald Trump se acerca a la nominación presidencial del Partido Republicano, los católicos se cuestionan sobre si votar por el multimillonario es una opción sabia o moral.

El 7 de marzo, docenas de prominentes líderes católicos publicaron un llamamiento calificando a Trump “manifiestamente incapaz de ser presidente de los Estados Unidos”.

“Su campaña ya ha llevado a nuestros políticos a nuevos niveles de vulgaridad”, dice el comunicado. “Sus llamados a temores y prejuicios raciales y étnicos son ofensivos para cualquier sensibilidad genuinamente católica”.

“Él prometió ordenar al personal del ejército de Estados Unidos torturar sospechosos de terrorismo y matar a las familias de los terroristas, acciones condenadas por la Iglesia y políticas que avergonzarían a nuestro país”.

“Y no hay nada en su campaña o en su registro anterior que nos de bases para confiar en que genuinamente comparte nuestros compromisos con el derecho a la vida, la libertad religiosa y los derechos de conciencia, a reconstruir la cultura del matrimonio o a la subsidiaridad y el principio del gobierno limitado constitucionalmente”.

El comunicado está firmado por más de 30 líderes católicos de Estados Unidos, incluyendo a Robert George, profesor de derecho en la Universidad de Princeton; Mary Rice Hasson, director del Foro de las Mujeres Católicas en el Centro de Ética y Política Pública; y Thomas Farr, director del Proyecto de Libertad Religiosa en la Universidad de Georgetown.

La enseñanza de la Iglesia no dicta a qué partido o candidato debe elegir un católico. Lo que sí hace, sin embargo, es ofrecer guías para ser usadas por los fieles al tomar su decisión.

En su documento, “Formando la Conciencia para ser Ciudadanos Fieles”, los obispos estadounidenses subrayan su comprensión de la responsabilidad política basada en el desarrollo de una “conciencia bien formada”.

“Mientras que los católicos deben votar de acuerdo a su conciencia, la conciencia puede estar en error, y así los fieles católicos deben hacer esfuerzos para ‘educar’ o formar sus conciencias de acuerdo a las enseñanzas de la Iglesia”, dijo el Dr. Chad Pecknold, profesor de teología en la Catholic University of America y uno de los firmantes de la petición católica contra Trump.

La enseñanza católica sostiene que el “derecho a la vida” es fundamental. San Juan Pablo II lo describió como “el derecho más básico y fundamental y la condición para todos los otros derechos personales”.

El documento de los obispos estadounidenses subraya que la destrucción directa e intencional de una vida humana inocente “no es solo uno entre muchos otros temas. Siempre hay que oponerse”.

“Cuando un candidato apoya el derecho al aborto o el suicidio asistido, los católicos no deben tener dudas de que esto se opone a la enseñanza de la Iglesia, y no deben votar por ese candidato”, dijo Pecknold.

Sin embargo, además del tema del derecho a la vida, “Formando la Conciencia para ser Ciudadanos Fieles” también lista una serie de otros temas morales de grave importancia que no deben ser ignorados.

“El racismo es otra discriminación injusta, el uso de la pena de muerte, recurrir a la guerra injusta, el uso de la tortura, crímenes de guerra, no responder a quienes están sufriendo de hambre o una carencia de atención de salud, pornografía, redefinir el matrimonio civil, comprometer la libertad religiosa, o una injusta política de inmigración, son todos serios temas morales que desafían nuestras conciencias y nos exigen actuar”, señala la guía de los obispos.

En muchos de estos temas los católicos han manifestado su preocupación sobre Trump. Mientras que los dos precandidatos del Partido Demócrata –la ex Secretaria de Estado Hillary Clinton y el senador del estado de Vermont, Bernie Sanders– son viejos promotores del aborto y por tanto problemáticos desde una perspectiva católica, las críticas a Trump son más matizadas.

Por un lado, el plan de Trump de deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados contrasta con el repetido llamado de los obispos estadounidenses de una reforma migratoria integral, que enfatice la unidad de la familia e incluya un programa de legalización merecida.

El casino de Trump fue el primero en Atlantic City en tener un club de desnudistas incluido. Y mientras que el precandidato republicano dice que se opone al “matrimonio” homosexual, ha recibido críticas de parte de grupos defensores del matrimonio, que indicaron que en el pasado se ha jactado de tener aventuras amorosas con otras mujeres casadas, y que ha hecho numerosas declaraciones explícitas y degradantes sobre las mujeres.

Además, su propuesta de una prohibición indefinida a permitir musulmanes en los Estados Unidos ha generado seria preocupación de expertos legales, que lo califican de una flagrante violación de la libertad religiosa, poniendo en peligro ese derecho fundamental para otros credos también.

Mientras que Trump dice que es pro-vida, hizo fuertes declaraciones pro-aborto en 1999 y 2000. Pocos meses atrás, dijo que su hermana Maryanne Trump Barry sería una nominada ideal para la Corte Suprema, a pesar de que ella, como juez, derribara la prohibición de abortos de nacimiento parcial en Nueva Jersey.

El P. Thomas Petri, decano académico de la Casa de Estudios Dominicos en Washington D.C., precisó que cuando todos los candidatos políticos apoyan actos intrínsecamente malos, tal como deja claro el documento de los obispos estadounidenses, los fieles pueden votar por el candidato que ellos crean que “hará menos daño”.

“Los católicos deben ser cuidadosos al entender las posturas gravísimas e inmorales que Trump abraza, tanto políticamente y en su vida personal. Si votan por él, no puede ser debido a su partidismo o debido a esas posturas gravemente inmorales, sino porque un católico, en buena conciencia, después de revisar la situación, pueda creer que Trump es el mal menor de todos los posibles candidatos”, dijo el P. Petri.

Stephen White, asociado en el Centro de Ética y Política Pública en Washington D.C., pidió a los católicos no votar por Trump como alternativa a detener a la proaborto Hillary Clinton.

“Una presidencia de Trump sería un desastre para la vida, la familia y la libertad religiosa, y eso antes de que lleguemos a la venenosa xenofobia del Sr. Trump”, señaló y agregó que “a Trump no le interesas en lo más mínimo las preocupaciones católicas sobre estos temas”.

“Trump también es un experto negociador”, añadió, y podría muy bien usar la causa provida, entre otras, como cebo comercial en negociaciones políticas con el partido opositor.

Traducido y adaptado por David Ramos. Publicado originalmente en CNA.

También te puede interesar:

Etiquetas: Estados Unidos, Elecciones, Elecciones en EEUU, Iglesia en Estados Unidos

Comentarios

Síguenos:

Actividad reciente: