Uno de los disidentes cubanos liberados y enviados a España sostuvo que la llamada "Primavera negra" de 2003, en la que el Gobierno de Cuba detuvo a 75 activistas, fue una operación dirigida a contrarrestar el Proyecto Varela.

En diálogo con Reporteros sin fronteras, el periodista cubano Alfredo Felipe Fuentes, recientemente excarcelado, consideró que la ola de detenciones "fue, simple y llanamente, una operación dirigida contra el Proyecto Varela, eso sí, disfrazada como una redada normal de disidentes".

"De los 75 que arrestaron, casi 50 eran personas que tenían peso dentro del Proyecto Varela. Aunque no todos estuvieran en el ‘núcleo duro’, quiero decir entre aquellos que –como yo– se encargaban de la recogida de firmas, la mayoría estaban involucrados de forma activa. Los 25 que faltan fueron arrestados para ocultar que era una operación contra el proyecto cívico nacional", consideró.

El Proyecto Varela es un proyecto legislativo de iniciativa popular presentado en el año 2001 con el objetivo de realizar un cambio democrático en Cuba, desde dentro de la Constitución y en el momento de las detenciones, el Régimen ya había rechazado las firmas presentadas declarando su nulidad.

Sin embargo, para Fuentes "eso poco importa porque, de hecho, el proyecto sigue abierto. Llegaron a decir que queríamos cambiar la Constitución, un absurdo. En realidad, una de las críticas que nos hacían desde la oposición era justamente ésa, que nuestra iniciativa se hacía a tenor de la Constitución. O sea que una tergiversación increíble".

Fuentes recuerda que se sumó al Proyecto Varela en el año 2001 y "trabajando con un grupo de colectores, recogí alrededor de 1000 firmas: yo era quien las verificaba". Ahí comenzaron las amenazas.

"Me citó la fiscalía. Cuando llegué, en el despacho estaba presente también el jefe de la Seguridad del Estado del municipio. La fiscal dice: ya has recogido bastantes firmas. Y añade que todo lo que pedía el Proyecto Varela, el pueblo cubano lo tenía ya. Mira, le contesté, yo tengo aquí la Constitución: el artículo 88 dice que la iniciativa legislativa compete también a los ciudadanos, en cuanto recojan al menos 10.000 firmas. Y ella, textual: ‘A ustedes les ampara la Constitución’. Lo que hice yo fue contar el contenido de ese coloquio en Radio Martí, así que todo el mundo se pudo enterar de que un funcionario público nos decía que nos amparaba la Constitución".

"A los pocos días me cita el coronel jefe de la Seguridad del Estado de la unidad territorial (que reúne varios municipios). Y me habla muy claro. Quien manda aquí soy yo. Te estoy diciendo que aquí se acabaron las firmas. Y esas clases que estás dando los sábados en tu casa... Yo voy a poner una persona en cada esquina, y tú les tendrás que explicar a los familiares porque acabaron presos", relató.

"Comuniqué a Oswaldo Payá lo que me había pasado. Él me dice: tú sigue, pero no lo desafíes. Seguí recogiendo firmas, y redacté inmediatamente una denuncia ante la Fiscalía. Conté que el jefe de la Seguridad del Estado me presionó en contra del artículo 88 de la Constitución. El Tribunal Supremo, si nos ajustamos a la ley, tenía que contestarme dentro de 90 días: en tres años no me contestaron", pero lo apresaron.

A Fuentes lo detuvieron en el 2003 y lo condenaron a 26 años de cárcel por el supuesto delito de "tergiversación de informaciones", sin ni una mención al Proyecto Varela en el proceso. Para el periodista es "algo que quiere decir todo y nada. Tergiversar, al fin y al cabo, es una palabra muy tergiversable".

  • Tags: