31 de diciembre de 2013 4:04 pm

Pongamos a Cristo al centro de nuestras vidas en el 2014, invita Mons. Gómez

Redacción ACI Prensa

Mons. José Gómez. Foto: ACI Prensa
Mons. José Gómez. Foto: ACI Prensa

El Arzobispo de Los Ángeles (Estados Unidos), Mons. José Gómez, invitó a los fieles a poner en práctica como resoluciones para el 2014 el perdón del prójimo, hacer el bien a los demás y colocar a Cristo en el centro de sus vidas.

“Hacer resoluciones de Año Nuevo es un hábito profundamente cristiano. Refleja un hermoso deseo de crecer en la amistad con Jesucristo. Y refleja nuestra conciencia de que no somos todavía el pueblo que Dios quiere que seamos. Sabemos que con la gracia y ayuda de Dios, todas las cosas son posibles”, expresó el Prelado en su última columna publicada en ACI Prensa.

En ese sentido, Mons. Gómez propuso a los católicos como primera resolución “colocar a Jesús en el centro de nuestras vidas”, despertando “cada mañana con nuestra mente puesta en Jesús” y yendo a dormir cada noche también con la mente puesta en Cristo.

“Jesús quiere ser nuestro amigo, nuestro hermano. Empecemos realmente a relacionarnos con él como nuestro hermano (...). Una manera práctica de crecer en nuestra amistad con Jesús es tratar de encontrar el tiempo de leer los Evangelios (...). Usen tal vez la lectura del Evangelio que la Iglesia propone para la Misa diaria. Empiecen siempre haciendo una sencilla oración de corazón que los ponga en la presencia de Dios”, invitó el Arzobispo.

Mons. Gómez dijo que llevando “ese pasaje del Evangelio con ustedes durante todo el día, reflexionando acerca de él”, se dará comienzo al caminar con Jesús en la vida cotidiana.

Como segunda resolución, el Arzobispo de Los Ángeles propuso “mejorar la vida de los demás”.

El plan de Dios para nuestras vidas es sencillo y hermoso. Él quiere que recibamos su amor en Jesús y que compartamos ese amor con los demás. Por medio de nuestro amor cambiamos el mundo (...). Hemos de tener diariamente una intención positiva de servir, de mejorar la vida de alguien. El amor empieza con aquellos que nos exigen más cosas, con los que representan un reto para nuestro egoísmo”, explicó.

En ese sentido, invitó a ser más pacientes y comprensivos “con las personas que forman parte de nuestras vidas. Concedámosle a los demás el beneficio de la duda, aceptemos a las personas tal como son, dejemos de ser tan tendientes a juzgar a los demás. Démosle un tono positivo a nuestra conversación y evitemos las críticas negativas”.

Finalmente, invitó a “perdonar a los demás como Dios nos perdona a nosotros”.

Mons. Gómez señaló que se debe mostrar “el amor de Cristo que nosotros conocemos. Eso es lo que significa compartir nuestra fe. Significa amar a la gente, cuidar de ella, mostrarle misericordia y, sobre todo, perdón”.

El Prelado dijo que no perdonar daña las relaciones. “Permanecer enojados o resentidos no cura nada. Sólo hace que las cosas nos lastimen por más tiempo. Nuestro Santo Padre Francisco ha dicho: ‘Jesús nos llama a todos a seguir este camino: Sean misericordiosos, como su Padre celestial es misericordioso’” (...). Esto es un hermoso consejo para nosotros. Entonces, hagamos una resolución, la resolución de perdonar a los demás como Dios nos perdona”, expresó.

El Arzobispo de Los Ángeles culminó su columna deseándole a todos los fieles “un año nuevo lleno de bendiciones! ¡Sigamos orando unos por otros en el 2014! Y pidámosle a nuestra Santísima Madre María que nos ayude en este año que viene a crecer en nuestra relación con su Hijo Jesús”.

La columna completa puede leerse en http://www.aciprensa.com/josegomez/tres-pequenas-resoluciones-para-el-ano-nuevo/

Etiquetas: Estados Unidos, Fe

Comentarios