21 de agosto de 2009 5:04 pm

Piden a grupos armados colombianos respetar vida de sacerdotes

Redacción ACI Prensa

Mons. Rubén Salazar, Presidente del Episcopado colombiano
Mons. Rubén Salazar, Presidente del Episcopado colombiano

El Presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana (CEC), Mons. Rubén Salazar, pidió a los grupos armados respetar la vida de los sacerdotes y religiosos, quienes son en muchos casos la esperanza para las víctimas de la guerra interna.

El Prelado hizo este llamado tras lamentar que Colombia tenga el número más alto "de sacerdotes y obispos asesinados en el conflicto armado". Según datos de la CEC, desde 1984 hasta junio de este año, han sido asesinados dos obispos, 67 sacerdotes, 8 religiosos y religiosas, y tres seminaristas.

Sobre este tema, el P. Darío Echeverri, secretario general de la Comisión de Conciliación Nacional, dijo que se debe reconocer la labor de los sacerdotes en las zonas de conflicto, porque aunque sufren como el resto de la población civil, no pueden desfallecer porque son la única luz de la comunidad.

Según el diario El Tiempo, el P. Echeverri explicó que mientras "los analistas ven el conflicto desde los escritorios. Ellos (los sacerdotes) sí pueden entender lo que pasa con la guerra colombiana, porque también la viven y la sufren". Por ello también pidió a los grupos armados, como las FARC, respetar las normas mínimas del Derecho Internacional Humanitario en cuanto a la misión sacerdotal se refiere.

Sacerdotes en zonas de conflicto

El diario El Tiempo recogió los testimonios de dos sacerdotes que realizan su labor pastoral en zonas de conflicto.

El P. José Alexander Londoño, párroco de Bebedó (Chocó), relató que "vivir en un lugar como estos implica llenarse de fuerza espiritual para acompañar y caminar con este pueblo que sufre y que tiene miedo. Uno también siente temor". Indicó que nunca ha sido amenazado o presionado, y que una situación que agudiza aún más el tema del conflicto armado es la miseria.

Por su parte, el P. Heyler Giraldo, vicario parroquial de la vereda Reinera Pesquera (Arauca), narró que los sacerdotes acompañan "a los desplazados, a las víctimas de las minas antipersonal". "Hay lugares donde no hay un profesor ni un puesto de salud, pero sí un sacerdote que no solo reza, sino que hace acciones comunitarias y sociales", relató.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios