5 de agosto de 2013 11:32 am

Pastores "con olor a oveja": Programa para sacerdotes propuesto por el Papa

Redacción ACI Prensa

Mons. Jorge Lozano (al centro) con un grupo de peregrinos en la reciente JMJ Río 2013 (foto Facebook)
Mons. Jorge Lozano (al centro) con un grupo de peregrinos en la reciente JMJ Río 2013 (foto Facebook)

El Obispo de Gualeguaychú (Argentina), Monseñor Jorge Eduardo Lozano, estimó que cuando el Papa Francisco habla de "pastores con olor a oveja" quiere indicar "estilos y actitudes de cercanía del pastor con su pueblo" y también supone que cuando lo hace en su mente "está el Pastor que en el Evangelio carga sobre sus hombros a la oveja perdida para devolverla con ternura al redil".

En un artículo publicado este domingo 4 de agosto en el diario La Nación, el Prelado afirmó que lo contrario "es la tarea tercerizada o digitada de lejos, o con asepsia hospitalaria. Pero sin compromiso vital".

"Las ovejas reconocen el silbido y la voz del pastor cuando lo escuchan todos los días. Si la cercanía se hace intermitentemente, con un ‘toco y me voy’, casi como visita de compromiso, nuestra voz no se hace familiar, y entonces tampoco es confiable y seguible", advirtió al recordar que el domingo 4 de agosto la Iglesia celebró la memoria de San Juan María Vianney, patrono de los sacerdotes.

Tras destacar el "gran misterio de amor que hay en la vocación sacerdotal" y en el llamado para servir a la fe del pueblo de Dios que se les confía, aclaró que "no es un trabajo con horario, no es un hobby que nos resulta placentero, no es un pasatiempo, es un llamado que nos toma la vida por amor a Dios y a los hermanos".

El Obispo subrayó que "la comunión (estar juntos con Él) es para la misión (los envió a predicar)" y exclamó: "¡Cómo necesita el mundo de nuestra predicación!"

"Dios sigue amando al mundo y nos envía a nosotros, los sacerdotes, como hijos amados suyos. Él quiere estar cerca especialmente de los pobres y excluidos, de los que no son tenidos en cuenta. Francisco nos alienta a ‘una Iglesia pobre y para los pobres’, y esta es una de las claves de la alegría que expresan cristianos y no creyentes por su ministerio", precisó.

El Prelado recordó que el Papa denunció dos dogmas de esta sociedad: eficiencia y pragmatismo, por lo que alertó: "debemos cuidarnos de ‘medir’ la eficacia evangelizadora humanamente, con criterios mundanos, sin fe. La levadura en la masa parece perder el tiempo, sembrar y esperar requieren una actitud contemplativa".

"Tenemos que prestar atención a no funcionalizar las relaciones, ni entre nosotros sacerdotes, ni con los agentes de pastoral ni con la feligresía en general. Tampoco con la secretaría parroquial porque el trato debe ser cordial, y no de "aduana pastoral" como señalaba el Papa hace unas semanas. Si bien lo administrativo es importante, las personas lo son más que los papeles", sostuvo.

Monseñor Lozano invitó a alegrarse por la vocación de los sacerdotes y rezar por ellos, señaló que "en septiembre tendremos la alegría de la beatificación del Cura Brochero, un cura con gran fervor pastoral" y recordó que el 4 de agosto es el "aniversario de la muerte de Monseñor Enrique Angelelli. Acerca de él predicaba el Cardenal Jorge Mario Bergoglio: ‘recibía pedradas por predicar el Evangelio y derramó su sangre por ello’".

"Los jóvenes en Río de Janeiro nos han dado un testimonio concreto de la belleza y felicidad de la fe. Francisco también nos ha pedido dedicar tiempo para estar entre los jóvenes, escucharlos, acompañarlos", concluyó.

Etiquetas: sacerdote, Papa Francisco, San Juan María Vianney, Cura de Ars

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios