2 de setiembre de 2004 - 9:14 AM

Obispos indios condenan ola de violencia contra cristianos y piden tolerancia religiosa

Redacción ACI Prensa

Obispos indios condenan ola de violencia contra cristianos y piden tolerancia religiosa

Tras la ola de violencia desatada la última semana contra sacerdotes, iglesias y viviendas de cristianos en diversas regiones de la India, la Conferencia de los Obispos Católicos del país (CBCI) emitió un comunicado en el que condena los atentados y pide por la paz y la auténtica tolerancia religiosa.

La agencia FIDES informó que el pasado 26 de agosto se registró un ataque contra una iglesia católica en el estado de Orissa (India centro-oriental), por parte de fundamentalistas hindúes.

Según Mons. Raphael Cheenath, Arzobispo de Cuttack-Bhubaneswar, el ataque contra este templo fue organizado y premeditado. Ese día, en el pueblo de Raikia, en el distrito de Kandhamal, un grupo de militantes hindúes atacó y destruyó tanto la iglesia de Nuestra Señora de la Caridad como algunas casas de ciudadanos cristianos vecinos de la parroquia.

La CBCI emitió un comunicado que recoge el relato del párroco, P. Alphonse Baliarsingh, según el cual unos 300 fundamentalistas armados con palos irrumpieron en el templo derribando la puerta, y destruyeron la imagen de la Virgen, un Crucifijo y otras imágenes sagradas. Los asaltantes hicieron una hoguera con la Biblia, libros litúrgicos, ornamentos y objetos sagrados y destruyeron el sagrario.

Según el relato del P. Baliarsingh, posteriormente los facinerosos atacaron algunas casas de cristianos y lanzaron piedras contra la ventanas de la residencia del párroco, quien es también vicario general de la diócesis.

De otro lado, en el estado de Kerala, en la región sur occidental de India, la comunidad católica está conmovida por el brutal asesinato del P. Job Chittilappilly, de 71 años, asesinado la mañana del 28 de agosto en la parroquia de Nuestra Señora de las Gracias, en la ciudad de Thuruthiparambu.

Las investigaciones policiales preliminares señalan que el sacerdote –que durante 45 años desarrolló un servicio pastoral en la comunidad católica de rito siro-malabar en Kerala-, fue encontrado muerto con muchos cortes, en las primeras horas de la mañana. La causa del delito es todavía incierta pero, según los investigadores, la dinámica del asesino hace pensar en una ejecución en plena regla.

"El Padre Job estaba rezando el Rosario antes de la Santa Misa que hubiera tenido que celebrar a las 6:30, cuando fue atacado y asesinado a cuchilladas. Nuestra comunidad diocesana está profundamente turbada por este acontecimiento. No sabemos quién puede haberlo matado”, declaró a FIDES el Obispo de Irinjalakuda, Mons. James Pazhayattil.

Fuentes de la Iglesia local informaron que el sacerdote recibió tiempo atrás llamadas telefónicas amenazándolo de muerte si él continuaba su “actividad de proselitismo”. El sacerdote solía visitar también a familias hindúes, por las cuales era acogido con agrado, y no hacía proselitismo, declaró Mons. Pazhayattil.

Este episodio es el último de una nueva cadena de agresiones contra personas y lugares cristianos. John Sunderam, sacerdote palotino de la archidiócesis de Ranchi, en el estado oriental de Jharkhand, aún se encuentra en estado de coma tras el ataque que sufrió el 22 de agosto por criminales que, aparentemente, intentaron robar el templo.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios