5 de agosto de 2020 - 7:30 PM

Obispos de Estados Unidos condenan “sacrílego ataque” contra Catedral de Managua

Redacción ACI Prensa

La imagen de la Sangre de Cristo en la Catedral de Managua. Crédito: Javier Ruiz / Arquidiócesis de Managua
La imagen de la Sangre de Cristo en la Catedral de Managua. Crédito: Javier Ruiz / Arquidiócesis de Managua

Los obispos de Estados Unidos condenaron el “sacrílego ataque” perpetrado con una bomba molotov contra la Catedral de Managua el pasado 31 de julio, que provocó un incendio y destruyó el sagrario y la histórica imagen de la Sangre de Cristo.

“Junto con el Papa Francisco y mis hermanos obispos en América Latina, condeno el sacrílego ataque contra la Catedral de Managua que ocurrió el viernes 31 de julio”, señala una nota firmada por Mons. David J. Malloy, Obispo de Rockford y jefe del Comité Internacional de Justicia y Paz del Episcopado estadounidense, en una declaración publicada este 5 de agosto.

“El aparente objetivo de la explosión –un histórico crucifijo del siglo XVII– se ha convertido en una imagen conmovedora del sufrimiento de la Iglesia en el país, que ha sufrido diversos ataques retórico y físicos (tres en las últimas tres semanas) desde que medió para alcanzar la paz en 2018”, agregó el texto.

“Agradezco el pronto comunicado del gobierno de Estados Unidos en apoyo a la Iglesia en Nicaragua tras el ataque. Urjo a la Administración a que siga en la búsqueda de la paz para Nicaragua”.

Finalmente, el Obispo resaltó que “la Iglesia en Estados Unidos acompaña a los fieles sufrientes de Nicaragua y a todas las personas de buena voluntad que buscan la paz y la reconciliación en el país”.

El Cardenal Leopoldo Brenes, Arzobispo de Nicaragua, consideró que el ataque contra la catedral a las 11:00 a.m. del viernes 31 de julio fue un “acto de terrorismo”.

Según el diario local La Prensa, testigos dijeron que el sujeto ingresó a la capilla encapuchado y con un objeto en la mano, y dijo lo siguiente: “Vengo a la Sangre de Cristo”. Otra testigo llamada Alba Ramírez “afirmó que el hombre que lanzó la bomba es conocido” y que “sospechan que fue un encargo planeado”.

En la capilla de la catedral está el Santísimo en su sagrario, y la consagrada y venerada imagen de la Sangre de Cristo, de casi 400 años de antigüedad y ante la cual San Juan Pablo II se arrodilló en su segunda visita a la ciudad en febrero de 1996.

El domingo 2 de agosto, al concluir el rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, el Papa Francisco dijo que “pienso en el pueblo de Nicaragua que sufre por el atentado a la Catedral de Managua donde ha estado muy dañada, casi destruida, la imagen muy venerada de Cristo que ha acompañado y sostenido durante los siglos la vida del pueblo fiel”.

Etiquetas: cristianos perseguidos, terrorismo, Nicaragua, Obispos de Estados Unidos, atentado, ataque, Catedral de Managua

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios