17 de abril de 2020 - 11:05 AM

Nunca le decimos no a nadie: La dura misión de una funeraria católica en Nueva York

Redacción ACI Prensa

Clive Anderson es un católico originario de Irlanda y dueño de la funeraria Pellham en Nueva York. Con la actual pandemia de coronavirus su trabajo ha crecido exponencialmente y la gran cantidad de muertos se presenta como una misión durísima que afronta con mucha fe, por lo que “nunca le decimos no a nadie”.

Mi filosofía es que nunca digo no. Nunca le decimos no a nadie y no puedo decir no. ¿Cómo le puedes decir no a alguien que ha perdido a un ser querido, a su hijo, a su abuelo? Es inhumano decir no”, comenta Clive en entrevista concedida a EWTN News Nightly.

Anderson relata que ahora en la ciudad de Nueva York hay aproximadamente 700 muertos cada día. Esta situación se agrava considerando que no puede haber Misas de exequias ni las ceremonias religiosas, y además las familias deben conformarse con una despedida rápida en las funerarias para ir luego al cementerio, donde ahora suele haber una fila de coches fúnebres esperando su turno.

Por otro lado, las morgues y los hospitales están llenos y muchos cuerpos están en camiones frigoríficos. Además, los crematorios no se dan abasto y toma hasta mes y medio programar una cremación, cuando en condiciones normales se podía coordinar en 24 horas.

De los más de 34 mil muertos en el país, el estado de Nueva York tiene más de 16 mil.

Esto es mil veces peor de lo que esperaba. Nunca ni en mis peores sueños imaginé ver algo como esto” y “nunca he visto algo así y espero no volver a verlo alguna vez”, dijo Anderson a EWTN.

“El 1 de abril tuve mi primer caso de COVID-19. Y me dije a mí mismo: ‘Realmente no me va a afectar tanto’. Tengo una pequeña funeraria en los suburbios de la ciudad de Nueva York. Pero desde entonces se han abierto las puertas y esto no ha parado”.

“En este momento, el año pasado teníamos unos tres funerales al mes. Ahora hemos tenido 40 funerales en los últimos 13 días, eso es casi la mitad de nuestro volumen anual”, explicó.

Clive Anderson dijo que “recibimos llamadas de personas que ya han llamado a otras funerarias. Llegan unas 40 llamadas al día. Una persona que llamó el otro día dijo que le habían dicho en otra funeraria que la próxima fecha disponible es el 30 de mayo”.

Al ser preguntado sobre cómo afronta esta crisis y la gran cantidad de trabajo en estos días, Anderson dijo que obtiene “mucha energía de ayudar a la gente y mucha fuerza de mi fe. La fe es todo lo que tengo. Estamos aquí por una razón”.

“En la vida tenemos un propósito y veo aquí mi propósito. Veo en esto la razón por la que Dios me puso aquí. Cuando pierdes las cosas importantes en la vida o lo que extrañas, allí comienzas a apreciarlas más”.

“Creo que Dios nos va a sacar de esto. No nos va a dejar solos. No se está olvidando de nosotros. Él nos conducirá a través de esto, nosotros lo vamos a superar”, concluyó.

Clive Anderson nació en Irlanda. Es el mayor de cuatro hermanos. Comenzó en las funerarias hace más de 15 años. Sobre su labor comenta que no es un “trabajo” sino un llamado para servir a otros en tiempos de necesidad, señala el sitio web de su funeraria.

Cuando tenía 12 años su padre fue diagnosticado de cáncer. Su pérdida tiempo después lo animó a dedicarse a este campo y en febrero de 2014 compró la Pelham Funeral Home que ahora dirige.

Anderson ha sido incluido en los “40 bajo 40” de la revista Irish Eco, por su contribución a la comunidad irlandesa.

Etiquetas: Estados Unidos, Muerte, Nueva York, Coronavirus, Covid-19, funeraria

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios