Más de 2 mil asisten a Misa de desagravio tras saqueo de iglesia en Chile

Por Giselle Vargas

Misa de desagravio y Mons Jorge Concha besando crucifijo / Foto: Iglesia.Cl
Misa de desagravio y Mons Jorge Concha besando crucifijo / Foto: Iglesia.Cl

SANTIAGO DE CHILE, 13 Jun. 16 / 12:30 pm (ACI).- Más de dos mil personas participaron en la Misa de desagravio realizada la tarde del sábado 11 de junio en la iglesia de la Gratitud Nacional, luego de que un grupo de encapuchados destruyeran una imagen de Cristo crucificado en plena vía pública.

El día 9 de junio una turba de desconocidos forzó la puerta lateral del templo, que es monumento nacional desde 1989, y robaron varios elementos además de sacar la imagen del Cristo crucificado para golpearla y destrozarla contra el suelo.

El hecho fue repudiado por creyentes, políticos y autoridades del país y del extranjero, quienes además se manifestaron en redes sociales y compararon el hecho con el actuar de los terroristas musulmanes de ISIS.

Al iniciar la Eucaristía el provincial de los Salesianos en Chile, congregación a la cual pertenece el templo atacado, P. Alberto Lorenzelli, agradeció las expresiones “de solidaridad y de unión fraterna” tanto del país como del extranjero de aquellos que “se hacen presentes desde el corazón y su oración”.

Luego, el sacerdote dio lectura al mensaje enviado por el Nuncio Apostólico en Chile, Mons. Ivo Scapolo, quien animó a todos a ser “un signo de la paz y del diálogo, del entendimiento, una expresión especialmente del perdón. Queremos así, no condenar, sino perdonar. No culpabilizar, sino liberar, no perseguir sino acompañar, no herir sino sanar. Porque si bien, nos mueven estos hechos, más aún nos mueve la misericordia de Jesús, rostro del Padre Dios”.

La Misa fue presidida por el Arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati, quien manifestó que “la súplica de Jesús en la cruz, es también la súplica de la Iglesia, de esta Iglesia de Santiago, de esta Parroquia María Auxiliadora, de esta obra educativo-pastoral de la Gratitud Nacional: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”.

El ataque del 9 de junio ocurrió en el marco de una marcha estudiantil convocada por la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), donde miles de jóvenes piden cambios al sistema educacional. En ese sentido el Cardenal Ezzati lamentó “que el deseo honesto de muchos jóvenes haya terminado en el atropello a otros derechos” incluso de los que “aún no creyendo en Jesucristo, anhelan vivir en paz, respeto mutuo, sana y fraterna convivencia”.

“Nada se construye con la enemistad, con las pasiones irracionales que solo alimentan división y violencia. La paz es fruto de la justicia, una justicia verdadera que no nos pone uno frente al otro como enemigos”.

El Cardenal Ezzati dijo que a pesar de que rompieron una imagen de Cristo crucificado y “nos duele inmensamente por el significado que este acto encierra” bajo la luz de la “palabra de Dios proclamada (...) asociemos, una vez más, a la imagen destruida del crucificado a quienes son destruidos por nuestra soberbia, nuestra avaricia, nuestro espíritu altanero, nuestra falta de solidaridad y por las deficiencias personales o institucionales”.

“Volvamos a pedir una y otra vez por el rostro de aquellos que como Jesús son aniquilados por nuestro egoísmo”, exhortó el Purpurado.

Como signo principal durante la Misa se colocó un Cristo crucificado pequeño en el altar junto a imágenes de encarcelados, de la guerra, gente de la calle, entre otros.

Durante el ofertorio, algunos jóvenes llevaron rosas y cirios encendidos como un signo de que Jesucristo está presente en el mundo.

La Eucaristía fue concelebrada por el Obispo de Temuco, Mons. Héctor Vargas; el Obispo Emérito de Punta Arenas, Mons. Tomás González; el Obispo Auxiliar de Santiago, Mons. Jorge Concha; el provincial de los Salesianos en Chile, P. Alberto Lorenzelli; y el párroco de Iglesia de la Gratitud Nacional, P. Mauricio Jacques, entre otros sacerdotes salesianos, diocesanos y diáconos. Asistieron también autoridades políticas y educativas del país.

Al finalizar la Eucaristía, los presentes se congregaron en el frontis del templo y realizaron una velatón acompañada con oraciones y cantos.

También te puede interesar:

Etiquetas: Chile, Crucifijo, Protestas, Iglesia en Chile, ataques a la Iglesia, Misa de desagravio

Comentarios

Sagrado Conrazón de Jesús
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

Libros del padre José Antonio Fortea
ACI Prensa en Snapchat