El Obispo Auxiliar de La Habana, Mons. Juan de Dios Hernández Ruiz, afirmó en una reciente entrevista que "el elemento cuantitativo no es el criterio que define a la Iglesia, lo que la define es el seguimiento a Jesús".

En diálogo con Associated Press, el Prelado recordó la visita en 1998 de Juan Pablo II a la Isla, en la que pidió que “Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba”, y destacó que "el Santo Padre vino a Cuba como va a todas las iglesias, a confirmarla en la fe; vino para toda Cuba, pero de un modo especial para aquellos que han tenido la experiencia de fe".

Seguidamente, el Obispo Auxiliar de La Habana indicó que "el Santo Padre crea grandes expectativas porque es una figura internacional, pero eso no puede opacar la figura central de ser el Pedro de hoy, a quien Jesús le da un mandato".

Al referirse a la relación Iglesia-Estado en el país, el Prelado cubano manifestó que "hay que mirar la situación en un marco procesal" y que la relación con el gobierno "a veces va lento", otras "se acelera", hay elementos de discrepancia y otros de coincidencia. "Pienso que vamos caminando", precisó.

“Desde el Encuentro Nacional Eclesial cubano dejó de ser una Iglesia atrincherada, en esa relación Iglesia-Estado pasamos por años difíciles. Nos dimos cuenta de que la Iglesia no puede vivir defendiéndose sin anunciar el Evangelio", explicó.

Al hablar de las personas evangélicas y las que promueven la “santería”, Mons. Hernández señaló que "no se puede enfrentar una realidad luchando contra ella; se acoge a esas personas con esa fe, llamémosla así, rudimentaria. Y tratamos ir promoviendo que encuentren la verdadera fe que hace crecer a la persona".

Más en América

  • Tags: