El Arzobispo de León, Mons. José Guadalupe Martín Rábago, invitó a los feligreses a acoger el llamado del Papa Benedicto XVI a dar en esta Cuaresma un mayor énfasis a la práctica de la limosna, pues es un medio a través del cual los hermanos más necesitados podrán experimentar la caridad y el respeto.

"Si se nos invita en esta Cuaresma a una vida más austera", afirmó, es con la finalidad de que compartamos "con aquellos hermanos nuestros que tienen necesidad de experimentar que hay caridad y respeto hacía ellos".

Al presidir la Eucaristía por el Miércoles de Ceniza, el Prelado destacó la importancia de compartir los bienes materiales, pero recordó que es más importante compartir comprensión, bondad y amabilidad. La limosna, indicó, "no es en el fondo otra cosa más que la expedición de la caridad, del amor hecho servicio".

En su homilía, Mons. Martín Rábago también recalcó la importancia de vivir la Cuaresma como un tiempo de conversión, por lo que pidió que el Miércoles de Ceniza "no sea solamente un rito intrascendente y pasajero, sino que sea un comienzo serio y responsable".

En ese sentido explicó que la penitencia y la mortificación no son la finalidad principal de la Cuaresma, sino medios a través de los cuales "queremos conseguir un fin, y el fin es la conversión, el fin es el cambio".

  • Tags: