30 de marzo de 2007 - 9:06 AM

La hermana Marie Simon Pierre se presenta a la prensa y narra milagrosa curación

"Juan Pablo II me curó. Fue obra de Dios, gracias a su intercesión"
Redacción ACI Prensa

Hna. Marie-Simon-Pierre
Hna. Marie-Simon-Pierre

“Todo lo que puedo decirles es que estaba enferma y ahora estoy curada. La Iglesia es quien debe decir y reconocer si hubo un milagro”. Con estas palabras, la religiosa francesa Marie-Simon-Pierre se dirigió hoy a los periodistas reunidos en Aix-en-Provence (sureste de Francia) para conocer a la protagonista de la curación inexplicable que impulsaría la beatificación del Papa Juan Pablo II.

La religiosa recibió en el año 2001 una dura noticia: padecía Parkinson, la misma enfermedad degenerativa que afectó al Papa Wojtyla por años. En el año 2005, dos meses después de la muerte del Pontífice, y tras muchas horas de oración de toda su comunidad pidiendo un milagro por intercesión de Juan Pablo II, los síntomas desaparecieron.

“Para mí, es como nacer por segunda vez”, señaló la religiosa, una mujer de rostro amable y amplia sonrisa, integrante de la Congregación de las Pequeñas Hermanas de las Maternidades Católicas, dedicada al servicio de mujeres embarazadas y bebés.

Desde que recibió el diagnóstico, la enfermedad avanzó con prisa. Los síntomas empeoraron y en poco tiempo le era casi imposible conducir, tenía dificultades para caminar y no controlaba los movimientos de su brazo izquierdo.

La hermana Marie-Simon-Pierre confiesa que como Juan Pablo II padecía su misma enfermedad pero en un estado más avanzado, le era muy difícil verlo en televisión porque cuando lo observaba “me veía en los años por venir, para ser honesta, me veía en silla de ruedas”.

La noche del 2 de junio del 2005, descubrió que ya estaba curada. Poco antes, su superiora le pidió que escribiera el nombre de Juan Pablo II y el resultado fue un garabato. Horas después, cuando regresó a su habitación para dormir sintió el deseo de intentar escribir de nuevo.

“Vi que mi mano se deslizaba sobre la hoja de papel sujetando el bolígrafo cuando antes no conseguía escribir ni una línea ni agarrar el bolígrafo”, recordó.

Al día siguiente despertó con la sensación de que estaba “completamente transformada”. “Me di cuenta que mi cuerpo ya no era el mismo. Estaba convencida de mi curación. Le dije a una de mis hermanas: ‘Mira, mi mano ya no tiembla, Juan Pablo II me ha curado”, señaló y  desde entonces no ha vuelto a consumir medicinas.

La hermana Marie-Simon-Pierre recuerda que “no era la misma, me es difícil explicarlo con palabras. Fue demasiado fuerte, demasiado grande, un misterio. Juan Pablo II me curó. Fue obra de Dios, gracias a su intercesión”.

La religiosa, que creció en el seno de una familia católica en Cambrai, al norte de Deancia, asegura que siempre admiró al Papa Juan Pablo II y tenía 17 años cuando fue elegido Pontífice.

“El fue, en cierto sentido, mi Papa, el Papa de nuestra generación. Cuando murió, sentí que había perdido a un amigo”, expresó.

La religiosa viajará a Roma para participar en las ceremonias por el segundo aniversario de la muerte del Papa Juan Pablo II y la clausura de la fase diocesana del proceso de beatificación del Pontífice. Su curación será investigada en el Vaticano para determinar si hubo un milagro atribuido a la intercesión del Siervo de Dios Juan Pablo II. Si la investigación concluye con una respuesta positiva, se daría luz verde para la beatificación del Pontífice.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios