12 de mayo de 2020 9:15 pm

Justicia de EEUU analiza derecho de colegios católicos a despedir a profesores de religión

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial / Crédito: Unsplash
Imagen referencial / Crédito: Unsplash

Los jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos escucharon el lunes 11 de mayo los argumentos a favor y en contra de extender la “excepción ministerial” de las leyes de derechos civiles a los colegios católicos cuando despiden a profesores de religión.

“No hay ninguna razón para que el gobierno se dedique al negocio de la enseñanza de la religión”, dijo Eric Rassbach, vicepresidente y abogado principal de Becket, quien argumentó el caso en nombre de las escuelas católicas.

El lunes, los jueces de la Corte Suprema escucharon argumentos orales por teléfono en dos casos consolidados como Nuestra Señora de Guadalupe School v. Morrissey-Berru y St. James Catholic School v. Biel. El tribunal anunció en abril que comenzaría a escuchar argumentos por teleconferencia a raíz de la pandemia de coronavirus.

Ambos casos se centraron en la “excepción ministerial” que protege el derecho de las Iglesias y los ministerios religiosos a seleccionar y despedir a sus ministros sin la interferencia del Gobierno.

El caso en cuestión decidiría si los profesores de religión en dos escuelas católicas podrían considerarse ministros religiosos. Las escuelas no renovaron sus contratos, diciendo que la decisión se basó en el desempeño; los maestros alegaron discriminación basada en la edad y la discapacidad.

Becket, el grupo que representa a las escuelas, dijo que las colegios religiosos tienen derecho a clasificar a los profesores de religión como ministros y que los tribunales no pueden dudar de su determinación.

En 2012, la Corte Suprema decidió por unanimidad en el caso Hosanna-Tabor v. EEOC,  que una escuela de la Iglesia luterana estaba exenta de la Ley de Derechos Civiles porque el maestro despedido era considerado un ministro religioso. Éste enseñó el plan de estudios completo, incluido religión.

En los argumentos orales del lunes, los jueces de la Corte Suprema cuestionaron cuán amplia era la excepción ministerial y si se podría argumentar que puede extenderse no solo a maestros de religión de colegios religiosos, sino a maestros de ciencias o entrenadores de escuelas religiosas que guían a los estudiantes a la oración.

Rassbach, abogado principal de Becket, dijo que la determinación sobre si una persona es calificada como “ministro” debía considerar su función en el trabajo, así como el nombre de su puesto. Las dos escuelas católicas claramente buscaban candidatos católicos que enseñaran religión, ya que los maestros “son los administradores de su fe” y los “líderes de su clase”.

“Estas son las personas que enseñarán la fe a la próxima generación”, dijo.

Jeffrey Fisher, en representación de uno de los demandantes, dijo que clasificar a los maestros como ministros, y así garantizar la inmunidad de las escuelas en la decisión de no renovar sus contratos, sería un “cambio radical” en la jurisprudencia. Crearía “zonas libres de leyes laborales” y “despojaría” a cientos de miles de personas, incluidas las enfermeras de los hospitales religiosos, de “protecciones básicas de empleo”, advirtió.

Los jueces Sonia Sotomayor y Ruth Bader Ginsburg dijeron que una comprensión más amplia de la exención ministerial podría afectar varias protecciones federales de empleo y derechos civiles. “La amplitud de la exención es asombrosa”, dijo el juez Ginsburg.

Los jueces también buscaron aclarar qué maestros de las escuelas religiosas podrían considerarse “ministros”.

El juez Clarence Thomas preguntó si una hermana religiosa que es maestra de química y comienza la clase con una oración podría considerarse que tiene un papel ministerial, o si un maestro de religión que habla sobre religión de manera objetiva y “directa” es un ministro.

El juez Neil Gorsuch preguntó si las escuelas usarían una excepción más amplia para aplicarla a todos los miembros del personal, incluidos los conserjes o entrenadores deportivos que se comprometen a defender las enseñanzas de la fe en el trabajo.

El presidente de la Corte Suprema, John Roberts, preguntó si un tribunal y no una iglesia debía determinar la función religiosa en el rol del personal.

La decisión de Hosanna Tabor ayudó a aclarar esto, dijo Morgan Ratner, argumentando a favor del gobierno de los Estados Unidos en apoyo de las escuelas. Dijo que los tribunales deben observar los roles del miembro del personal y tratar de encontrar “funciones religiosas importantes” como la predicación, enseñanza, adoración, liderazgo o ritos.

Este caso particular abarcó a maestros de doctrina religiosa en una escuela religiosa y enseñó a los estudiantes “cómo y por qué ser católicos”, dijo.

Mientras tanto, Fisher argumentó que si la función religiosa en el rol de un miembro del personal fuera la única prueba para determinar a un ministro de una iglesia o escuela, los tribunales tendrían “problemas de enredo imposibles” al trazar una línea.

Antes de la decisión de Hosanna Tabor, dijo, durante varias décadas los tribunales inferiores “sostuvieron que los profesores laicos en las escuelas religiosas, incluso si enseñaban algo de religión, estaban fuera de la excepción ministerial”.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Estados Unidos, Libertad religiosa, Religión, Profesores, colegios católicos, profesores de religión

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios