29 de agosto de 2011 - 3:48 PM

Interrupción de alimentación e hidratación de anciana española en coma es eutanasia

Redacción ACI Prensa

Mons. José Vilaplana, Obispo de Huelva (España)
Mons. José Vilaplana, Obispo de Huelva (España)

El Obispo de Huelva (España), Mons. José Vilaplana, explicó que "toda acción dirigida a interrumpir la alimentación o la hidratación constituye un acto de eutanasia, en el que la muerte se produce no por la enfermedad, sino por la sed y el hambre provocada".

Así lo indicó tras el retiro de la sonda nasogástrica que alimentaba e hidrataba a una anciana de 90 años de edad en coma desde hace poco más de un mes.

Ramona Estévez es una anciana española que el 26 de julio sufrió un infarto cerebral lo que la dejó en un estado de coma profundo. Se encuentra internada en el Hospital Blanca Paloma de Huelva. En su caso, la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía decidió el martes 23 de agosto, a pedido de los familiares, retirarle la sonda que la alimentaba e hidrataba.

En declaraciones a Europa Press, el hijo de la anciana, José Ramón Páez, aseguró que ha cumplido con la voluntad de su madre; mientras que el vocero del PSOE en Huelva, Mario Jiménez, dijo que el retiro de la sonda se dio en aplicación de la "ley de muerte digna" con lo que "se ha cumplido la ley, que en este país va por delante de los planteamientos religiosos".

En respuesta a estas posturas y para salvar la vida de la anciana, la plataforma Derecho a Vivir (DAV) solicitó la reposición de la sonda nasogástrica, pedido que fue rechazado sin que se notificara a la organización.

Europa Press dio a conocer además que DAV acudirá a los juzgados de Huelva el miércoles 31 de agosto para interponer una denuncia contra la consejera de Salud de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, por una posible vulneración del derecho fundamental a la objeción de conciencia y un posible delito de omisión de auxilio en el caso de Ramona Estévez.

Sobre el caso, Europa Press divulgó un comunicado del Obispo de Huelva, en el que señala que "hay que estar siempre de parte de la vida humana, cualquiera que sea su desarrollo o su situación existencial", indicando además que "debemos estar a favor de los últimos, de los débiles, de los incapacitados para hacer valer sus derechos y, sobre todo, el derecho a la vida".

Al constatar que algunos buscan presentar el caso como un acto de "humanidad", Mons. Vilaplana ha recordado que "el único deber que tiene la sociedad, en relación a la enferma, es ayudarla a vivir, ya que la vida no es algo de usar y tirar", indicando además que la dignidad de la vida humana no puede venir ligada al estado de conciencia o de inconsciencia del enfermo".

Al mismo tiempo ha insistido en que "no es deber de un médico suspender la alimentación y la hidratación a una persona que se encuentra en un coma vegetativo, enfermedad crónica que no será la causa de la muerte", por lo que ha reconocido el derecho a la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios.

"Acompañamos en silencio y con la oración los últimos días de doña Ramona Estévez. Con gran humildad, pido al Señor de corazón por los familiares y las personas que la rodean, para que puedan descubrir en ella la fuerza misteriosa de la vida, perceptible también en un cuerpo anciano, en coma y débil, y puedan así repensar sus decisiones", prosigue el texto.

"La muerte buscada o inducida, como tantas veces ha repetido Benedicto XVI, no es la respuesta al drama del sufrimiento", concluyó el Obispo.

Etiquetas: Eutanasia, Ramona Estévez

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios