Cargando...

25 de marzo: Se conmemora San Dimas, primer santo de la Iglesia

Por Diego López Marina

San Dimas, el buen ladrón
San Dimas, el buen ladrón

REDACCIÓN CENTRAL, 25 Mar. 16 / 12:10 am (ACI).- El Buen Ladrón, conocido como San Dimas, fue el primer santo de la historia de la Iglesia. Este fue crucificado a la derecha de Jesucristo, al cual reconoció como Hijo de Dios diciendo: “Acuérdate de mí cuando llegues a tu Reino”, y Cristo le prometió algo que a nadie más: “Hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lucas 23, 39-43).

Poco se conoce sobre San Dimas debido a que solo aparece en el relato de la crucifixión de San Lucas. No obstante, el texto apócrifo denominado Evangelio de Nicodemo, llama Dimas al ‘buen ladrón’ crucificado a la derecha de Cristo y Gestas al ‘mal ladrón’ crucificado a su izquierda.

En otro evangelio apócrifo, el Protoevangelio de Santiago, José de Arimatea explica que “El segundo […] se llamaba Dimas; era de origen galileo y poseía una posada. Atracaba a los ricos, pero a los pobres les favorecía. Aun siendo ladrón, se parecía a Tobías, pues solía dar sepultura a los muertos. Se dedicaba a saquear a la turba de los judíos; robó los libros de la ley en Jerusalén, dejó desnuda a la hija de Caifás, que era a la sazón sacerdotisa del santuario, y substrajo incluso el depósito secreto colocado por Salomón. Tales eran sus fechorías”.

Además, el documento apócrifo ‘Evangelio Árabe de la Infancia de Jesús’ llama a ambos ladrones Tito y Dumaco, y añade una historia sobre cómo Tito (el bueno) impidió que otros ladrones le robaran a la Sagrada Familia cuando huía a Egipto.

Se narra que después de escapar, Jesús le promete a Dimas que sus acciones serán recompensadas. Le anuncia que volverán a verse en otra ocasión, en peores condiciones, pero esta vez será Él quien lo ayudará.

En la narración de la crucifixión en los evangelios de San Lucas y San Mateo, Jesús se encontraba clavado en la Cruz siendo insultado por la multitud y retado por los romanos y maestros de la ley judía para que se salve a Sí mismo, demostrando su divinidad. A penas acompañaban a Jesús un discípulo suyo, la Virgen María y algunas mujeres piadosas.

La escena es descrita por San Lucas: “Uno de los malhechores crucificados lo insultaba, diciendo: ‘¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros’. Pero el otro, respondiéndole e increpándolo, le decía: ‘¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en la misma condena? Nosotros, en verdad, lo estamos justamente, porque recibimos el justo pago de lo que hicimos; en cambio, éste no ha hecho nada malo’. Y decía: ‘Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino’. Jesús le dijo: ‘En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso’” (Lc 23, 39-43).

San Dimas, el buen ladrón, se humilla y reconoce en un acto de fe al Hijo de Dios. Y el Padre, por la Sangre de su Hijo que estaba a punto de derramarse, premió lo bueno que había hecho Dimas y le perdonó lo malo. En su amor insondable le concedió las gracias suficientes y necesarias para aquel acto profundo de fe.

A pesar de que su canonización no fue realizada oficialmente por la Iglesia, San Dimas ha sido la única persona reconocida como santo por el mismo Jesucristo. Está inscrito en el Martirologio Romano, aún sin citar su nombre, el día 25 de marzo junto a la Solemnidad de la Anunciación.

Para conocer más de San Dimas ingrese al siguiente enlace

Etiquetas: Iglesia Católica, Iglesia, Santos

Comentarios

Síguenos:

Actividad reciente: