29 de octubre de 2012 - 1:33 AM

Funcionaria del Vaticano: Poner dones femeninos al servicio de la Iglesia

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

Ana Cristina Villa Betancourt
Ana Cristina Villa Betancourt

La responsable de la sección Mujeres del Pontificio Consejo para los Laicos (PCL), Ana Cristina Villa Betancourt, animó desde el Vaticano a que las mujeres pongan sus dones femeninos al servicio de la Iglesia, con motivo de la reciente declaración de Santa Hildegarda de Bingen como nueva Doctora de la Iglesia Universal.

Santa Hildegarda nació en Böckelheim (Alemania), en el año 1098; fue una religiosa benedictina que destacó en su época por cultivar la gran mayoría de las artes conocidas en su tiempo. Fue escritora, música y compositora, cosmóloga, artista, dramaturga, sanadora, lingüista, naturalista, filósofa, poetisa, consejera política, y además profetisa, tuvo numerosas visiones místicas reconocidas por el Papa.

En una entrevista concedida a ACI Prensa, Villa Betancourt alentó “a cultivar el ejemplo de esta santa mujer, con un profundo espíritu eclesial. Alimentando la reflexión y el estudio con la oración y la vida litúrgica y mirando a la tradición de la teología y la mística medieval, para que las mujeres podamos cultivar la teología y poner nuestros dones femeninos al servicio de la teología y de la Iglesia en nuestro tiempo”.

El pasado 7 de octubre, el Benedicto XVI colocó a Santa Hildegarda junto a San Juan de Ávila en la pequeña lista de Doctores de la Iglesia. Su aportación innovadora al camino de la santidad por la amplitud de su saber, y su intervención en las problemáticas de la religión en su tiempo permaneciendo siempre fiel a la Iglesia.

Villa Betancourt recordó que Benedicto XVI llamó la atención sobre Santa Hildegarda en numerosas ocasiones, recordando que fue consejera del Papa y los obispos de su época, alentando a imitarla también hoy día.

La funcionaria vaticana explicó que el rol de la mujer para la Iglesia es fundamental, y complementario al del hombre, “cuando una mujer está firmemente arraigada en el Señor, y ama al Señor y ama a su Iglesia, es escuchada, es acogida, no hay distinción entre hombres y mujeres a la hora de quien recibe los dones de Dios, y una santa mujer puede además traer la particularidad de sus dones, de su manera de acoger al espíritu santo la puede traer al servicio de la Iglesia de una manera fuerte”, señaló.

Hildegarda era una mujer con muchos dones del Espíritu Santo, era una mujer cultivada, pero nunca consideró sus dones como algo propio y privado, sino que los puso al servicio de los demás. Según Benedicto XVI “en eso mismo, se ve la autenticidad del don que ella recibió”, expresó.

Desde muy niña, Hildegarda experimentó visiones que sentía venir de Dios, y así lo comunicó en sus escritos a las autoridades de su época, como San Bernardo de Claraval, o el Papa Eugenio III. Este último, fue quien aprobó y dio a conocer sus escritos, lo que causó que la fama de la religiosa se extendiese por todo Europa.

Para el Año de la Fe, “espero que Santa Hildegarda de Bingen nos enseñe a servir y a amar a la Iglesia con todo nuestro ser, con todos nuestros dones, con todos los talentos que Dios nos ha dado, con todo nuestro corazón, con toda nuestra energía, a no dejarnos desanimar por las cosas que no todos ven bien, o que deberían ser diferentes según nosotros, sino seguir amando, seguir entregándonos, y haciendo cada uno lo posible en nuestro lugar”.

“Su tiempo no fue un tiempo fácil, había controversias, temores, corrupciones, dificultades, pero ella mantuvo los ojos fijos en el Señor, mantuvo su corazón fijo en servirlo a Él y a la Iglesia, y se entregó con todo su ser. Eso es un aliento, es un modelo que también debemos afrontar en este tiempo, a pesar de los desafíos y las dificultades”.

Santa Hildegarda, “es ejemplo para todas las mujeres católicas”, concluyó.

Etiquetas: Vaticano, Mujer

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios