13 de enero de 2008 - 1:12 PM

En medio de la noche, hay signos de esperanza, recuerda Episcopado haitiano

Redacción ACI Prensa

En medio de la noche, hay signos de esperanza, recuerda Episcopado haitiano

El Presidente de la Conferencia Episcopal de Haití (CEH) y Obispo de Hinche, Mons. Louis Kebrau, destacó que pese a la grave crisis de miseria y pobreza que vive en el país, hay signos de esperanza como la reciente consagración de la nación a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y la gran cantidad de vocaciones en la Iglesia.

En entrevista concedida a la organización internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), Mons. Kebreau, reelegido Presidente de la CECH el pasado 6 de diciembre, dijo que "la situación de la Iglesia es muy delicada. En algunas parroquias alejadas, la pobreza es tal que los sacerdotes no siempre tienen qué comer. Comparten con los feligreses lo que ellos buenamente les ofrecen. No lo escondo, vivimos hora difíciles".

Tras expresar su esperanza en que pronto esta situación mejore, el Prelado haitiano indicó que "estamos en la noche, pero es en la noche en que es bueno creer. La gran mayoría del país es católico, la Iglesia del país es dinámica, particularmente la juventud. En efecto, en el corazón de esta noche, hay algunas luces para guiarnos y reavivar la esperanza para vencer las dificultades".

"El 8 de diciembre de 2007, fiesta de la Inmaculada Concepción, hemos renovado la consagración de nuestro país a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, por quien la Iglesia de Haití tiene una devoción particular. En todo el país, en todas las parroquias y particularmente en Puerto Príncipe, porque allí está el santuario, todos los obispos reunidos, los miembros del gobierno, las autoridades políticas del país y la multitud de fieles nos hemos reunidos para vivir un momento de oración y alegría", relató después Mons. Kebreau.

"En la capital, la consagración realizada en una Eucaristía concelebrada por todos los obispos y más de 100 sacerdotes, reunión a unas 20 mil personas", agregó.

Luego de comentar que en julio pasado el primer Congreso de la Juventud en Haití reunió a 6 mil jóvenes, el Prelado indicó que el mismo 8 de diciembre se lanzó una Misión de Evangelización, de acuerdo a las directivas del CELAM, tras la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y el Caribe realizada en Aparecida, Brasil.

Al hablar de los desafíos de la Iglesia en Haití, el Presidente del Episcopado de ese país afirmó que estos se centran en la formación del clero y los laicos. "Creo que este desafío de la formación es una preocupación de la Iglesia universal en el que todos los países se ven confrontados", precisó.

"Los seminaristas son objeto de todas nuestras atenciones: son 200 este años y cada diócesis cuenta con una casa de propedéutico en donde acoge a unas 8 o 10 personas. Nuestra Iglesia es rica en vocaciones a las que se debe ayudar a crecer, progresar y nutrir. Por ello necesitamos buenos formadores, buenos profesores y medios que nos permitan a estos futuros sacerdotes ser formados en buenas condiciones", explicó luego.

"Los signos de esperanza para la Iglesia de nuestro país son muchos, y hoy nos toca ser audaces y permanecer confiados. Avancemos con decisión. 'Duc in altum' (Remad mar adentro)".

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios