25 de abril de 2013 3:40 am

El Papa siempre tuvo una sonrisa para mí, recuerda mendiga en Buenos Aires

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

Etelvina Sánchez. Foto: ACI Prensa
Etelvina Sánchez. Foto: ACI Prensa

Etelvina Sánchez es una mujer de 62 años que sufre de artrosis y otras enfermedades y que, para mantenerse y ayudar a sus hijas y nietos, pide dinero en el atrio de la Catedral de Buenos Aires. Recuerda que el entonces Cardenal Bergoglio y ahora Papa Francisco, “siempre me atendió con una sonrisa”.

En entrevista concedida a ACI Prensa, esta humilde señora que recibe del gobierno un subsidio de 200 pesos (unos 40 dólares) mensuales que no le alcanzan para subsistir, contó que en muchas ocasiones el ahora Papa Francisco se acercó a ella para ayudarla, conversar y darle consuelo.

“Él es muy bueno. Siempre me atendió con buenos modales, siempre me atendió con una sonrisa”, recordó.

“Yo lo conocí cuando él venía caminando por la vereda, siempre le saludaba. Lo conocí cuando mi hija Cecilia Andrea tenía cuatro años, ahora tiene 21”.

Etelvina Sánchez, quien siempre porta un rosario “aunque no lo sé rezar muy bien” y con el que reza por el Santo Padre, cuenta que solía conversar con el entonces Cardenal cuando él pasaba delante de la Catedral, portando su maletín, como a las 10 u 11 de la mañana.

“Yo estaba acá sentada. ‘Adiós Padre’, le decía. Y bajaba y lo saludaba. De ahí él se iba y siempre me decía lo mismo: ‘Rece por mi’. Y ahora, él tiene que rezar por nosotros, ¿no?”.

Sobre cómo reaccionó cuando se enteró que lo habían elegido Papa, esta abuela cuenta que “no sabía si llorar o reírme. Al principio me puse contenta y al final me puse muy triste porque me di cuenta de que ya no lo iba a ver”.

“Tengo la esperanza de que el Papa va a venir un día y lo voy a saludar con los brazos bien abiertos, porque me gustó como persona, siendo sacerdote o lo que sea, a mí siempre me llamó la atención”.

Etelvina narra además que el entonces Arzobispo de Buenos Aires “nunca pasaba serio, siempre pasaba con una sonrisa y a mí me gustan las personas que sonríen. El 7 de mayo voy a cumplir 63 años. Espero que Monseñor (el Papa) me mande un regalo de Roma. Espero que se acuerde de mí porque yo le tengo mucho aprecio a él, lo quiero mucho”.

Etiquetas: Argentina, Papa Francisco, Anécdotas del Papa Francisco

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios