22 de enero de 2007 - 9:38 AM

El Papa saluda a Montenegro como esperanza de paz en los Balcanes

Benedicto XVI recibe al primer embajador
Redacción ACI Prensa

El Papa saluda a Montenegro como esperanza de paz en los Balcanes

Al recibir las credenciales del primer Embajador de la República de Montenegro ante la Santa Sede, el Papa Benedicto XVI destacó la importancia de esta pequeña y joven República de la ex Yugoslavia tanto para el diálogo ecuménico como para mantener la paz en la conflictiva región balcánica.

El Papa saludó en el Embajador a todos los montenegrinos, que “en su pluralidad étnica ha querido instaurar un diálogo directo y cordial con la Santa Sede", y observó que "durante siglos los pueblos activos en la actual Crna Gora han conservado siempre una relación dinámica y cordial con las gentes vecinas, ofreciendo interesantes aportes a la vida de las naciones europeas".

"Reflexionando sobre los siglos pasados –prosiguió el Papa–, cuando el mensaje evangélico de la salvación llegó a las tierras de Montenegro, abrazando la tradición oriental y occidental, su patria se ha caracterizado siempre como un lugar privilegiado del encuentro ecuménico que todos auspician. Incluso el encuentro entre cristianos y musulmanes se ha realizado de forma convincente en Montenegro".

El Santo Padre destacó que “es necesario seguir por este camino, donde la Iglesia espera que todos converjan en el compromiso de aunar sus esfuerzos en servicio de la nobleza natural del ser humano. La Iglesia considera que ésta es una parte significativa de su misión, respetando las tradiciones que identifican a una tierra como tal".

Tras manifestar su convicción de que en el ámbito europeo Montenegro "no dejará de dar su aporte en el campo civil, político, social, cultural y religioso", el Papa dijo que una de las prioridades de la nación era actualmente "el refuerzo del estado de derecho en los diversos sectores de la vida pública" para promover "el crecimiento de la confianza social de los ciudadanos", tanto "como individuos que como comunidad dentro de la cual han decidido reagruparse".

Refiriéndose a la situación de los católicos en el país, Benedicto XVI constató que "el reconocimiento pleno de la vida y los objetivos de la comunidad católica, en el contexto de la sociedad montenegrina, que se remonta a más de un siglo, se ha revelado útil para la soberanía del Estado y grato para la misión específica de la Iglesia".

El Santo Padre elogió también "la respetuosa actitud de la Iglesia ortodoxa, que no se opuso a un acuerdo con la Sede Apostólica", sino que lo consideró "una herramienta útil para servir mejor las necesidades espirituales de la población".

El Papa concluyó su discurso reafirmando su estima por Montenegro, con el deseo de que prosiga el "diálogo fraterno con la Ortodoxia, tan presente y viva en el país", del que son testigos las “milenarias relaciones de consideración recíproca”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios