El Papa Benedicto XVI hizo un enérgico llamado a abandonar la vía del odio y a huir de la lógica del mal, tras el doble atentado en Noruega que hasta el momento ha cobrado la vida de 93 personas y que dejó un total de 97 heridos.

En sus palabras luego del rezo del Ángelus dominical en la residencia pontificia de Castelgandolfo adonde llegaron miles de fieles, el Santo Padre señaló sobre los atentados del viernes 22 de julio en Oslo, que "todavía una vez más llegan noticias de muerte y violencia".

RTVE informa que el detenido por los dos atentados, Anders Breivik Behring, declaró a la policía que la masacre que perpetró era "cruel", pero "necesaria" y aseguró que actuó solo, aunque se niega a explicar su motivación. Además, la preparaba desde 2009.

El noruego de 32 años reconoció su responsabilidad, según explicó su abogado Geir Lippestad, en entrevista al canal de televisión TV 2. "El explicó la seriedad del asunto, la increíble amplitud de heridos y muertos. Su reacción fue asumir que era cruel ejecutar esos asesinatos, pero en su opinión esto era necesario", dijo.

Sobre estos hechos que han sido calificados por el primer ministro noruego como una "tragedia nacional", Benedicto XVI dijo este domingo que "todos experimentamos un profundo dolor por los graves atentados terroristas".

"Rezamos todos por las víctimas, por los heridos y sus seres queridos. A todos quiero repetir una vez más el fuerte llamado a abandonar para siempre la vía del odio y a huir de la lógica del mal", concluyó.

Más en Vaticano

  • Tags: