26 de setiembre de 2021 - 5:15 AM

El Papa Francisco pide a los cristianos que estén atentos frente a este ataque del diablo

Redacción ACI Prensa

El Papa Francisco durante el rezo del Ángelus. Foto: Vatican Media
El Papa Francisco durante el rezo del Ángelus. Foto: Vatican Media

El Papa Francisco advirtió que el diablo “siempre insinúa sospechas para dividir y excluir” y explicó que la cerrazón dentro de la Iglesia es también fruto de la tentación del maligno.

Esa cerrazón lleva a hacer “de las comunidades cristianas lugares de separación y no de comunión. El Espíritu Santo no quiere cierres; quiere apertura, comunidades acogedoras donde haya sitio para todos”.

Así lo señaló durante su reflexión previa al rezo del Ángelus donde comentó al escena evangélica en que los discípulos prohíben a un hombre expulsar demonios en nombre de Jesús.

El Señor los reprendió y los invitó “a no obstaculizar a quien trabaja por el bien, porque contribuye a realizar el proyecto de Dios”. También les advirtió que “en lugar de dividir a las personas en buenos y malos, todos estamos llamados a vigilar nuestro corazón, para no sucumbir al mal y dar escándalo a los demás”.

“Los discípulos querían impedir una obra de bien solo porque quien la realizaba no pertenecía a su grupo. Piensan que tienen ‘la exclusiva sobre Jesús’ y que son los únicos autorizados a trabajar por el Reino de Dios”.

En eso consiste la tentación de la cerrazón: “Así terminan por sentirse predilectos y consideran a los otros como extraños, hasta convertirse en hostiles con ellos. Cada cerrazón, de hecho, hace tener a distancia a quien no piensa como nosotros”.

Por ello, “es necesario velar sobre la cerrazón también en la Iglesia”. El diablo “tienta con astucia, y puede suceder como a esos discípulos, ¡que llegan a excluir incluso a quien había expulsado al mismo diablo!”.

“A veces también nosotros, en vez de ser comunidad humilde y abierta, podemos dar la impresión de ser ‘los primeros de la clase’ y tener a los otros a distancia; en vez de tratar de caminar con todos, podemos exhibir nuestro ‘carné de creyentes’ para juzgar y excluir”.

El Papa animó a pedir “la gracia de superar la tentación de juzgar y de catalogar, y que Dios nos preserve de la mentalidad del ‘nido’, la de custodiarnos celosamente en el pequeño grupo de quien se considera bueno: el sacerdote con sus fieles, los trabajadores pastorales cerrados entre ellos para que nadie se infiltre, los movimientos y las asociaciones en el propio carisma particular, etcétera”.

El riesgo, concluyó el Papa Francisco, “es el de ser inflexibles hacia los otros e indulgentes hacia nosotros mismos”.

Etiquetas: Vaticano, Papa Francisco, Ángelus dominical, diablo

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios