Más de 900 personas, entre obispos, sacerdotes y laicos, participaron del Congreso del Laicado Cristiano de Aragón realizado el 28 y 29 de febrero en Zaragoza y reflexionaron sobre la participación de los cristianos en la construcción de la sociedad aragonesa.

En el mensaje que hicieron público perciben que la sociedad actual está llena de significativos avances pero también de preocupaciones.

“Percibimos que los comportamientos individuales y colectivos crece un estilo de vida consumista en el que las personas están al servicio de la economía, que bloquea el deseo de cooperar en la construcción de la sociedad. A pesar de todo, la fe en Jesucristo nos impulsa a creer en un futuro mejor para todos”, sostiene el documento.

El mensaje agrega que “en estas circunstancias, no son pocos los que circunscriben el impulso de la fe en Jesucristo al ámbito de la intimidad más estricta y a su manifestación dentro del círculo de la comunidad cristiana”.

Por ello, los participantes hacen un llamamiento a los cristianos laicos de las comunidades aragonesas para que, animados por sus obispos, vivan con verdadera audacia y sin complejos la llamada a ser “sal de la tierra” en el contexto de la vida diaria, en el mundo de la educación y la enseñanza, en los ambientes juveniles, en el mundo real, en los medios de comunicación y en el mundo del trabajo.

Finalmente, proponen una presencia constructiva, fundada en el valor de la dignidad de la persona, en la fraternidad y la opción por los pobres, en la igualdad y la esperanza. Los participantes señalan que “desde estos valores deseamos cooperar con nuestros conciudadanos en el desarrollo de un estilo de vida donde prime el ser sobre el tener y la solidaridad sobre los intereses individuales”.

Más en España

  • Tags: