4 de julio de 2011 - 6:21 AM

Celibato de sacerdotes es sí definitivo al amor de Dios

Redacción ACI Prensa

foto Arzobispado de Rosario
foto Arzobispado de Rosario

Al presidir la Misa de ordenación de cuatro nuevos sacerdotes, el Arzobispo de Rosario (Argentina), Mons. José Luis Mollaghan, resaltó que el celibato sacerdotal es un "sí" definitivo en respuesta al amor de Dios.

En la solemnidad de San Pedro y San Pablo el pasado 29 de junio y conmemorando el 60° aniversario de la ordenación sacerdotal del Papa Benedicto XVI, Mons. Mollaghan ordenó sacerdotes a Silvio Almaraz, Cristian Baez, Javier Carbone y Pablo Siegel.

En la homilía de la Misa que concelebró con 110 sacerdotes en el Santuario de San Cayetano, el Arzobispo recordó que "para el mundo que no cree, el mundo para el que Dios no cuenta, la vida sacerdotal y nuestra vida de celibato por el Reino es muchas veces incomprensible".

Esto sucede, continuó, porque el celibato "muestra precisamente que Dios está cerca y es vivido con esta opción profunda de vida. Porque el sacerdocio que van a vivir y el celibato por el Reino, es un ‘sí’ definitivo al amor de Dios, es un dejarse tomar de la mano por Dios, es entregarse a Él; y es por tanto un acto de fidelidad y de confianza".

"Por ello, estén seguros de que la Iglesia es el camino para sus vidas; porque es la Iglesia de Jesús. Que nunca nuestra vida pueda contribuir a desfigurar algo su rostro. Ustedes son de Dios, y Él es fiel, y estará siempre con ustedes".

En cambio, alertó el Arzobispo a los nuevos sacerdotes, "la infidelidad viene de nuestro corazón y solo de nuestro corazón, que fue abandonando la amistad con Jesús".

Con la ordenación sacerdotal, dijo el Prelado, quienes son llamados a vivir para Dios y la Iglesia, son hechos "amigos suyos con un carácter sacerdotal y una disposición nueva de sus vidas, a través de un llamado que se consolida con la imposición de las manos, y se vive amando incondicionalmente a Jesucristo, a su Palabra y a la Eucaristía".

Tras resaltar la necesidad fundamental de la oración en la vida de todo sacerdote, el Arzobispo alentó a vivir la fidelidad al Papa e hizo votos para que la "adhesión filial a su enseñanza permanente de Supremo Pastor de la Iglesia sea para todos un faro luminoso, que mantenga encendida en nuestro corazón la luz de la verdad, que ilumina con claridad la vida de sus hijos y de la humanidad".

Finalmente hizo votos para que la Virgen María, en la advocación de Nuestra Señora del Rosario "los proteja y los acompañe a todos, especialmente a ustedes, queridos diáconos que fueron presentados para la ordenación sacerdotal".

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios