14 de octubre de 2017 - 11:01 AM

Cardenal denuncia “blasfemia” contra la Virgen de Guadalupe en México

Redacción ACI Prensa

Fragmento de escultura "Sincretismo", en Guadalajara. Foto: Flickr del Gobierno de Guadalajara.
Fragmento de escultura "Sincretismo", en Guadalajara. Foto: Flickr del Gobierno de Guadalajara.

La obra “Sincretismo”, que fusiona en una escultura las imágenes de la diosa azteca Coatlicue y la Virgen de Guadalupe, es una “blasfemia” que ofende “lo más sagrado que tenemos los mexicanos como regalo del Cielo”, denunció el Arzobispo Emérito de Guadalajara, Cardenal Juan Sandoval Íñiguez.

Al presidir la Misa en honor de la Virgen de Zapopan, el 11 de octubre, el Cardenal Sandoval Íñiguez dijo que “aquí en Guadalajara hemos cometido un pecado, una blasfemia en unas láminas, ofendiendo lo más sagrado que tenemos los mexicanos como regalo del cielo, a nuestra Madre Santísima, la Virgen de Guadalupe”.

"Sincretismo" es una escultura de 9 metros de alto, pagada por el Ayuntamiento de Guadalajara. Foto: Flickr del Gobierno de Guadalajara.

La diosa azteca Coatlicue es representada con cabeza y falda de serpientes, mientras que las manos, corazones, sangre y cráneos esculpidos en su estatua más conocida, conservada en el Museo Nacional de Antropología de México, hacen referencia a los sacrificios humanos que se realizaban en su honor.

Imagen de la diosa azteca Coatlicue, conservada en el Museo Nacional de Antropología de México. Foto: Luidger / Wikipedia.

La idea de realizar una escultura fusionando a la diosa prehispánica con la Virgen fue del artista Ismael Vargas, que le puso como nombre “Sincretismo”. La obra mide 9 metros de alto y le costó al ayuntamiento 5,2 millones de pesos (alrededor de 274 mil dólares).

Desde su instalación, en agosto de este año, la escultura ha provocado diversas manifestaciones de rechazo y más de 35 mil personas firmaron una campaña en la plataforma CitizenGo para que el ayuntamiento la retire.

El alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, ha defendido la obra y aseguró el 13 de octubre que “esta escultura no ofende a nadie”.

“No va haber ningún cambio en la posición del Ayuntamiento y el derecho de caminar por las calles, rezar y expresar lo que gusten es un derecho que nosotros vamos a garantizar siempre”, dijo a la prensa local.

Sin embargo, para el Arzobispo Emérito de Guadalajara, “Sincretismo” es una “blasfemia de quienes diseñaron, sabían bien lo que hacían, no fue casualidad. Es blasfemia de quienes la pagaron y es blasfemia de quienes la defienden”.

El Cardenal Sandoval Íñiguez explicó que la escultura es una blasfemia “por lo que representa la imagen”, pues ”tiene en la cabeza la serpiente”, símbolo del demonio, que “al tenerla encima, el mal está dominando, la está venciendo”, y la Sagrada Escritura nos enseña que la Virgen María “con su Hijo aplastarían la serpiente. Por eso, la serpiente a los pies de la Virgen”, como es representada habitualmente en cuadros y esculturas de la Iglesia.

La ideología de género: Un ataque bien financiado

El Cardenal denunció también la ideología de género, “un ataque que viene de fuera, bien orquestado, bien planeado, bien financiado”.

El objetivo de este ataque, dijo el Arzobispo Emérito de Guadalajara, es “que se destruya la familia y la vida y se debiliten los pueblos y puedan ser más fácilmente dominados y explotados”.

“Los que promueven la ideología de género, con todo lo que eso significa, están trabajando en contra de la patria y a favor de intereses internacionales macabros”, aseguró.

También te puede interesar:

Etiquetas: México, Virgen de Guadalupe, Virgen María, Obispos de México, Iglesia en México, blasfemia, Ataque contra la Virgen María

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios