16 de mayo de 2005 - 11:57 AM

Benedicto XVI: Testimonios de nuevas beatas ayudan a valorar vocación cristiana

Redacción ACI Prensa

Benedicto XVI: Testimonios de nuevas beatas ayudan a valorar vocación cristiana

El Papa Benedicto XVI aseguró que los testimonios de las dos nuevas beatas de la Iglesia Católica “nos ayudan a comprender mejor el sentido y el valor de nuestra vocación cristiana".

Al recibir a los peregrinos que participaron el sábado 14 de mayo en la beatificación de las religiosas Ascensión del Corazón de Jesús Nicol Goñi (España) y Marianne Cope (Estados Unidos), el Pontífice señaló que ambas fueron "testigos ejemplares de la caridad de Cristo”.

Dirigiéndose a las Dominicas Misioneras del Rosario, fundadas por la beata española, pidió "que a ejemplo de su beata fundadora nos ayudan a revivir, en nuestro tiempo, el espíritu de Santo Domingo".

"Mantened viva la experiencia de la cercanía de Dios en la vida misionera  ‘¡Qué cerquita se siente a Dios!’, decía la Madre, el espíritu de fraternidad en vuestras comunidades dispuestas a ir donde más os necesite la Iglesia, con el estilo emprendedor que llevó a la Madre Ascensión hasta las agrestes tierras del Vicariato de Puerto Maldonado" en Perú, indicó.

El Santo Padre saludó después a los peregrinos de este vicariato apostólico y de otras regiones peruanas, "que vieron florecer un fruto precioso de genuina evangelización, cultivado con esmero especialmente por manos femeninas", y a los que han venido de Navarra, tierra natal de la nueva beata, y de otras partes de España.

De la beata Marianne Cope recordó que "en 1862 entró en la Congregación de las Misioneras Franciscanas de Syracuse (Estados Unidos), donde se empapó de la espiritualidad específica de San Francisco de Asís, dedicándose incondicionalmente a las obras espirituales y corporales de misericordia".

Benedicto XVI recordó que la Madre Cope aceptó la invitación del Obispo de Honolulu para ir a Hawai a atender a los leprosos y "durante 35 años, hasta su muerte en 1918, la nueva beata dedicó su vida al amor y al servicio de los leprosos en las Islas de Maui y Molokai".

"La generosidad de la Madre Marianne, fue humanamente hablando, ejemplar. Sin embargo, las buenas intenciones y la generosidad por sí solas no explican adecuadamente su vocación. Sólo la perspectiva de la fe nos capacita para comprender su testimonio como cristiana y como religiosa de amor sacrificado, que alcanza su plenitud en Jesucristo. Todo lo que llegó a realizar fue inspirado por su amor al Señor, que a su vez expresaba por medio de su amor a los abandonados y rechazados, tratados indignamente por la sociedad", concluyó.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios