El número de seminarios y seminaristas en Australia ha aumentado en los últimos años, según un artículo publicado en la edición de junio de la revista AD2000.

El artículo de Michael Gilchrist sostiene que el Seminario del Buen Pastor de esta ciudad, por ejemplo, tiene ahora 44 seminaristas, más del doble que hace cinco años; de los cuales 32 pertenecen a la diócesis de Sydney.

Por su parte, el recientemente establecido Seminario Redemptoris Mater del Camino Neocatecumenal cuenta ya con 18 aspirantes al sacerdocio.

Otro centro que experimenta un crecimiento vocacional es el Seminario de St. Charles en Perth, donde estudian 20 jóvenes y ya hay 8 ordenados. Los números también crecen en Melbourne con 35 seminaristas en Corpus Christi. Incluso la pequeña diócesis de Wagga Wagga cuenta con 12 varones que desean ordenarse.

Gilchrist considera en su artículo que el crecimiento de Sydney y Melbourne se debe a labor del Cardenal George Pell. También considera que esta alza es consecuencia de los programas vocacionales, en los que dos seminaristas visitan las parroquias cada fin de semana y dan su testimonio al final de la Misa. Luego se organiza, para aquellos que consideran el sacerdocio, un retiro vocacional.

La vida comunitaria también es un aspecto importante. En el Seminario de Sydney, por ejemplo, se sigue una estricta regla con los aspirantes al sacerdocio. Todos los días se reza el oficio divino en la capilla, luego de la oración de la mañana se tiene media hora de meditación, y por las noches hay 45 minutos de Adoración Eucarística, que aumenta a una hora los domingos.

Más en España

Se hace silencio desde las 10:30 p.m. hasta la Misa de la mañana siguiente, con la interrupción de llamadas telefónicas, conversaciones y televisión. Participan en retiros una vez al año y se les alienta a confesarse regularmente.

La formación académica busca nutrir a los jóvenes de modo que se les presente “sin ambigüedades la verdad de la Iglesia Católica contenida en las Escrituras y la Tradición”. Busca lograr una mente católica, una elevada conciencia moral y un conocimiento profundo de la Palabra de Dios. Aunque la meta de todo es “producir buenos y santos sacerdotes”.
  • Tags: