El Arzobispo de Teresina, Mons. Celso José Pinto da Silva, señaló que el mayor problema que atraviesa la Iglesia en el Estado nororiental de Piauí, en Brasil es “la carencia de recursos para la manutención de los sacerdotes y seminaristas”.

En una reunión realizada en la sede internacional de la organización Ayuda a la Iglesia que Sufre (AIS), el jefe de la Sección de Iberoamérica II de esa institución,  Ulrich Kny, coincidió con el Prelado en que los creyentes de esta remota región de Brasil son extremadamente pobres, por lo que no pueden apoyar a la Iglesia y es por eso que “la mayoría de los sacerdotes se ven obligados a realizar empleos alternos para poder subsistir”.

Agregó que para los obispos locales, “las sectas son otro de los retos que afronta la Iglesia en la región, por lo que la piedad tradicional, incluida la devoción mariana, tan enraizada en el corazón de la gente, puede ayudarles a resistir esa tentación”.

Según un estudio realizado recientemente por AIS, en Piauí el 90 por ciento sigue siendo católico, sin embargo existen muchas sectas que no tienen ningún reparo en desorientar a los católicos de sus principios.
  • Tags: