4 de febrero de 2019 10:53 am

Abad de Montserrat pide perdón por abusos destapados en documental de Netflix

Redacción ACI Prensa

Abad de Montserrat, P. Josep Maria Soler. Foto: Captura de Pantalla.
Abad de Montserrat, P. Josep Maria Soler. Foto: Captura de Pantalla.

El Abad del monasterio benedictino de Montserrat, en Barcelona (España), P. Josep Maria Soler, pidió perdón durante la homilía del domingo por los abusos sexuales cometidos por el monje Andreu Soler, fallecido hace 10 años.

Las víctimas se manifestaron el domingo en la puerta de la abadía y pidieron la dimisión del Abad, ya que según aseguran, este sabía desde hace 20 años de los abusos y no hizo nada para impedirlos.

Miquel Hurtado es una de las víctimas de abusos sexuales cometidos por el monje Andreu Soler, del Monasterio de Monsterrat, Barcelona (España), que cuenta su historia en el documental “Examen de conciencia” en la plataforma Netflix.

Ante el eco mediático que ha supuesto este documental, el actual Abad de Montserrat, P. Josep Maria Soler, pidió perdón durante la homilía del domingo 3 de febrero por los casos de abusos sexuales cometidos en la abadía.

“Estos últimos días, los medios de comunicación han hablado de algunos hechos pasados de abusos a menores por parte de hombres de la Iglesia, que son totalmente contrarios a la vocación recibida”, aseguró.

Destacó los hechos y las denuncias contra uno de los monjes, Andreu Soler, “fallecido hace diez años”.

“Ante estos hechos, mis hermanos de comunidad y yo mismo pedimos humildemente perdón a las víctimas; nos solidarizamos con su dolor y les ofrecemos el apoyo de la comunidad”, subrayó.

Además aseguró que “los abusos sexuales a menores por parte de personas consagradas a Dios nos duelen profundamente porque hieren la parte más vulnerable de las víctimas y traicionan la confianza que habían puesto en ellos”.

“Pedimos perdón, también, a todas las personas a las que el conocimiento de estos hechos ha podido escandalizar o hacer perder la confianza en instituciones de la Iglesia. Pedimos perdón, también por las cosas que en el pasado, en Montserrat, no se hayan podido hacer suficientemente bien y hayan podido facilitar comportamientos indignos”, aseguró el Abad.

En ese sentido el P. Soler reiteró en su nombre y en el de la comunidad benedictina la “condena más rotunda a cualquier tipo de abuso realizado a menores. Y expresamos también nuestra voluntad de transparencia total”.

En muestra de esa voluntad de transparencia el Abad recordó que el pasado 1 de febrero se constituyó una comisión externa de investigación para que “analice los casos que se puedan denunciar. Y luego actuaremos en consecuencia, daremos los resultados de la investigación de la comisión siguiendo el protocolo establecido por el Papa Francisco y por nuestras Iglesias particulares”.

“Tenemos las herramientas necesarias para aclarar los hechos y atender a las víctimas de una manera justa y evangélica”, aseguró.

“Los abusos son un problemas que se ha dado también en la Iglesia y que hay que afrontar con decisión según las directrices dadas por la Santa sede, a pesar de las dificultades, con espíritu de confianza y de una manera esperanzada. Porque reconocer la verdad nos hará libres. En esta tarea tan importante Montserrat siempre se hará presente”, precisó el P. Soler.

Por su parte, Miquel Hurtado, una de las primeras víctimas que denunció públicamente al monje Andreu Soler se manifestó ese mismo domingo en la explanada de la abadía de Montserrat junto con Pete Saunders, antiguo miembro de la comisión antipederastia del Vaticano.

Hurtado pidió que el abad actual dimita de su cargo ya que considera que conocía “desde hace 20 años” la existencia de los abusos del monje Andreu Soler y no los denunciara ni a la policía, ni al Vaticano, ni tampoco abriera una investigación para aclararlos.

Hurtado también aseguró que la comisión creada por la abadía no es lo suficientemente independiente y por eso exigió que se cree otra, liderada por un representante independiente de la sociedad catalana para garantizar la imparcialidad de sus actuaciones.

Por su parte, la comisión creada desde la abadía de Montserrat se ha ofrecido a todas y cada una de las presuntas víctimas a mantener un encuentro personal y también han facilitado una dirección de correo electrónico para nuevas denuncias. [email protected]

Etiquetas: Abuso sexual, Iglesia en España, abusos de menores

Comentarios