A 50 años del golpe de Estado, Obispos de Chile llaman a la unidad y la paz

A 50 años del golpe de Estado, Obispos de Chile llaman a la unidad y la paz
Golpe de Estado de 1973. Foto: Biblioteca del Congreso Nacional de Chile (CC BY 3.0 CL)

En el año en que se conmemora el 50° aniversario del golpe de Estado en Chile, la Conferencia Episcopal ha invitado a los chilenos a comprometerse con la unidad, la paz y el bien común.

El golpe de Estado ocurrió el 11 de septiembre de 1973, y fue una acción militar ejecutada por las Fuerzas Armadas, integradas por la Armada, la Fuerza Aérea, el Cuerpo de Carabineros y el Ejército.

El objetivo del golpe fue derrocar al gobierno de la Unidad Popular, encabezado por el presidente Salvador Allende. A partir de ese momento, el general Augusto Pinochet dirigió el país por 17 años mediante un régimen dictatorial. 

En 1988, a través de un plebiscito, la población chilena votó para darle fin a la dictadura y convocar a elecciones para regresar al sistema democrático.

El 11 de septiembre de 1973, reconocen los pastores en su mensaje, fue "un momento doloroso y dramático de nuestra historia". 

Sin embargo, consideran que hoy en Chile existe "una polarización no sólo frente a nuestro presente, sino también respecto del pasado reciente".

Más en América

Ante esto, invitan a mirar juntos lo ocurrido, "para caminar hacia un futuro más compartido", destacando algunos aprendizajes a partir de la memoria de estos acontecimientos.

En primer lugar, se refieren al respeto de la persona humana: "La dignidad de la persona humana y el respeto de su vida desde la concepción hasta la muerte, es el principio fundamental de todo el orden social, lo que exige el cuidado irrestricto de los derechos humanos como base de nuestra convivencia", afirman.

En ese sentido, "nadie puede ser atropellado en su dignidad" por ningún motivo, y "la violencia nunca es un camino legítimo", destacan.

Como segundo punto, los Obispos hacen mención a "una herida abierta", y se solidarizan con quienes han sufrido y sufren a causa de la violencia y el atropello a sus derechos humanos.

En ese marco, piden "a quienes tengan información sobre el paradero de personas detenidas desaparecidas, a que la entreguen debidamente, si no lo han hecho hasta ahora". 

"Nuestro servicio como obispos y sacerdotes siempre está disponible como un camino para concretar esta entrega. Todavía es posible contribuir a reparar el dolor causado", aseguran.

Suscríbete a ACI Prensa

Recibe nuestras noticias más importantes por email.

Los Prelados enfatizan luego la importancia de "cuidar y perfeccionar la democracia" como sistema político, para que sirva al bien común.

También llaman a encontrar en ella "los recursos e instrumentos para abordar los desafíos de nuestra convivencia y progreso".

Para lograrlo, instan a renunciar "a la violencia política y al quiebre institucional como solución de nuestras divergencias".

El cuarto aprendizaje adquirido a partir de la historia nacional es el del "diálogo y acuerdo al servicio del bien común".

Se trata de valores que consideran imprescindibles "para la construcción de un proyecto común de país" que evite "imposiciones ideológicas y posturas extremas".

La tarea más urgente para los chilenos, consideran, es "la reconciliación". La fe cristiana, destacan, "nos recuerda el primado del amor". 

Esto, aseguran, debería llevar a la sociedad "a crecer en amistad cívica, en diálogo y en participación, hasta llegar a compartir los valores esenciales que han de configurar nuestra existencia como pueblo".

"Así podremos caminar como una sociedad reconciliada, que no niega las diferencias entre nosotros, pero las integra en un proyecto compartido, sobre la base de la verdad, la justicia, el perdón y la fraternidad", proponen.

Finalmente, la Conferencia Episcopal invita a todos los creyentes a orar por el país y pedir el don de la reconciliación, y ruegan a la Virgen del Carmen que nos enseñe a "construir una gran nación de hermanos donde cada uno tenga pan, respeto y alegría".

Dona a ACI Prensa

Si decides ayudarnos, ten la certeza que te lo agradeceremos de corazón.