1 de diciembre de 2021 1:06 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 1 de diciembre de 2021 1:13 pm

Mike Pence pide a Corte Suprema anular Roe vs Wade, fallo que legalizó el aborto en EE.UU.

Por Diego López Marina

Imagen referencial / Crédito: Unsplash

El exvicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, ha pedido a la Corte Suprema que revoque el fallo judicial Roe vs Wade, que legalizó el aborto en todo el país en 1973. 

“Vine aquí hoy para hablar sobre el bien y el mal, para decir que la vida es un derecho humano e instar a la Corte Suprema de los Estados Unidos a elegir la vida”, dijo en el National Press Club en Washington DC el martes 30 de noviembre. 

Pence se pronunció antes de que se dieran los argumentos orales en el caso de la Corte Suprema Dobbs vs Jackson Women's Health Organization el 1 de diciembre. El caso involucra una ley de Mississippi que restringe la mayoría de los abortos después de las 15 semanas de gestación y cuestiona dos decisiones históricas: Roe vs Wade y Planned Parenthood vs Casey, que defendió a Roe en 1992.

“Tal como estamos hoy aquí, es muy posible que estemos al borde de una era en la que la Corte Suprema envíe a Roe vs Wade al montón de cenizas de la historia a donde pertenece”, dijo Pence. 

Una organización sin fines de lucro fundada por Pence, Advancing American Freedom, presentó un amicus curiae (amigos del tribunal) junto con otras organizaciones instando al tribunal a revocar a Roe y Casey.

“Estamos pidiendo a la Corte, en términos inequívocos, que haga historia. Estamos pidiendo a la Corte Suprema de los Estados Unidos que anule Roe vs Wade y restaure la santidad de la vida en el centro de la ley estadounidense”, dijo Pence en el evento del 30 de noviembre. 

Asimismo, hizo hincapié en lo que llamó la “verdad sobre el aborto”.

“Desde que la Corte Suprema legalizó el aborto en 1973, las desgarradoras consecuencias de la decisión de Roe no pueden subestimarse. Más de 62 millones de niños por nacer en los Estados Unidos han sido abortados. Sus vidas importaban”, dijo. 

“En los 48 años transcurridos desde la sentencia del tribunal, los niños por nacer han sido relegados a una casta de ciudadanos de segunda clase, desprovistos de los derechos humanos más básicos. Preciosos bebés han vivido fuera de la protección de la ley y a merced de una cultura que los devalúa y una industria del aborto que se beneficia de su sufrimiento”, continuó.

Pence también destacó a las mujeres heridas por el aborto, incluidas las que se arrepienten después de practicárselo. 

El exvicepresidente aseguró que “los estadounidenses están listos para poner fin a la tiranía judicial de Roe vs Wade”.

“Cuando la Corte Suprema anule Roe vs Wade, y creo con todo mi corazón que ese día llegará ahora o en un futuro cercano, no será una sorpresa para nadie. Será simplemente la culminación de un viaje de 50 años cuyo curso y destino ha sido impulsado por la voluntad del pueblo estadounidense”, enfatizó.

Pence también pidió oraciones por los jueces.

“Insto a mis compatriotas estadounidenses a apreciar la vida, a orar, mañana y todos los días entre ahora y la próxima primavera para que los jueces de nuestra Corte Suprema tengan el coraje de aprovechar este momento de por vida y unirse a nosotros mientras pedimos humildemente a nuestra nueva mayoría conservadora en la Corte Suprema de los Estados Unidos derrocar a Roe vs Wade y darle a Estados Unidos un nuevo comienzo para la vida”, dijo.

Marjorie Dannenfelser, presidenta del grupo provida Susan B. Anthony List, presentó a Pence como un “amigo de toda la vida y líder provida”, cuya “incansable defensa personal y en casi todos los niveles del servicio público ha sido indispensable para llevarnos a este momento crucial”.

“No hay duda de que gracias a héroes como Mike Pence, y específicamente a Mike Pence, estamos aquí hoy”, dijo. 

“Sin Trump y Pence, no estaríamos aquí sentados ahora”, dijo Dannenfelser a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– sobre el gobierno anterior, que nombró a tres jueces de la Corte Suprema. 

También le dio crédito al líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, por negarse a seguir adelante con la confirmación de Merrick Garland como juez de la Corte Suprema en 2016, durante la administración de Barack Obama.

Al igual que Pence, Dannenfelser expresó su esperanza de que se anulara Roe vs Wade.

“Tiene mucho sentido, dado que cuatro jueces acordaron responder solo una pregunta: si algún límite de previabilidad del aborto es constitucional”, dijo sobre la interrogante planteada por el caso Dobbs. 

El caso de Dobbs vs Jackson Women's Health Organization plantea la pregunta “si todas las prohibiciones previas a la viabilidad de los abortos voluntarios son inconstitucionales”, o si los estados pueden prohibir el aborto antes de que un feto pueda sobrevivir fuera del útero. 

En Roe vs Wade, la Corte dictaminó que los estados no podían prohibir el aborto antes de la viabilidad, lo que el tribunal determinó entre las 24 y 28 semanas de embarazo. Casi 20 años después, la Corte confirmó a Roe en Planned Parenthood vs Casey. El fallo de 1992 decía que si bien los estados podían regular los abortos previos a la viabilidad, no podían imponer una “carga indebida”, definida por el tribunal como “un obstáculo sustancial en el camino de una mujer que busca un aborto de un feto no viable”.

La Ley de edad gestacional de Mississippi, que es el tema del caso Dobbs, prohíbe el aborto semanas antes del punto de viabilidad.

“Lo que está en juego son nada menos que las vidas de millones de niños y niñas que esperan nacer y el bienestar de sus madres”, agregó Dannenfelser a CNA. 

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Aborto, Estados Unidos, Legalización del aborto, Aborto en Estados Unidos, Roe vs Wade, Mike Pence, Joe Biden