13 de junio de 2020 3:29 pm

Cardenal Turkson lleva ayuda solidaria a barrio pobre en las periferias de Roma

El Cardenal Turkson en Castel Romano. Crédito: Vatican News

El Cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Humano Integral en el Vaticano, llevó una especial ayuda de parte del Papa Francisco a un barrio necesitado en las periferias de Roma.

La visita se realizó este sábado por la tarde, el mismo día en que se presentó el mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial de los Pobres que se celebrará en noviembre, titulado “Tiende tu mano al pobre”.

El Cardenal africano visitó el lugar conocido como Polo ex Fienile di Tor Bella Monaca, donde se encontró también con los voluntarios de la Asociación 21 de julio, liderada por Carlo Stasolla, que cada semana lleva alrededor de 300 paquetes de alimentos a la zona para los niños de entre 0 y 3 años.

Asimismo y con la ayuda de la Farmacia Vaticana, que colabora con la Comisión Vaticana para el Covid-19 instituida por el dicasterio, el Cardenal llevó 3.000 pares de guantes, 6.000 mascarillas quirúrgicas, 200 mascarillas de tela lavables y 500 paquetes de paracetamol.

El Cardenal también visitó el campo de gitanos de Castel Romano, donde entregó ayudas paras las familias.

“Como repite seguido el Papa Francisco, nadie debe quedarse atrás. Estamos aquí hoy para testimoniar la ayuda para todos los que viven situaciones difíciles y vulnerables, que con frecuencia son olvidados, especialmente en este tiempo de emergencia sanitaria, social y económica”, dijo el Cardenal según una nota del dicasterio.

“Recordemos que el desarrollo integral del hombre está conectado con el cuidado de la creación: si fallamos en uno también fallamos en lo otro”, agregó.

Según informa Vatican News, en el campamento de Castel Romano el agua que se usa la reciben de camiones cisterna, la electricidad tiene un voltaje que no siempre permite realizar todas las actividades y los niños que van regularmente a la escuela son solo el 15%.

En esta zona la educación virtual ha sido casi imposible por la falta de dispositivos u ordenadores y porque no hay conexión a Internet. Las casas están destartaladas, las caravanas y los contenedores parecen más bien chozas.

El Cardenal entró en estas casas, conoció a dos madres que tienen dos y tres hijos respectivamente. Muchas de las personas que viven en Castel Romano han huido durante la guerra de Bosnia, pero son refugiados que no tienen estatus oficial.

Para ayudarlas, el personal del Hospital Bambino Gesù de Roma los asiste con la camioneta "No te olvides de mí", con la que ya han atendido a unos 700 niños.

Etiquetas: Vaticano, Roma, Pobreza, Papa Francisco, Coronavirus, Covid-19, Cardenal Turkson