·PERÚ·




Santa Rosa
de Lima



Fecha Central: 30 de agosto


Fue la primera santa americana nació en Lima, Perú, el 30 de abril de 1586. Sus padres fueron Gaspar de Flores y María de Oliva. Fue bautizada con el nombre de Isabel, pero comúnmente la llamaban Rosa. En 1597 Santo Toribio de Mogrovejo, segundo arzobispo de Lima, la confirmó en Quives, Canta. Rosa se caracterizó por su humildad, sencillez, obediencia, caridad y paciencia. Muy joven descubrió su vocación a la vida religiosa y tomó como modelo de vida a Santa Catalina de Siena. Luego de un problema financiero que tuvo su padre, la familia de Rosa atravesó por una fuerte crisis económica por lo que la santa se dedicó a coser y trabajar en la huerta.

Poco tiempo después emitió sus votos de virginidad. Al cabo de diez años ingreso a la Tercera Orden de Santo Domingo y se dedicó a servir a los más necesitados, sobretodo a los pobres y enfermos. En su casa se dedicaba a rezar y a acoger a los mendigos. Durante toda su vida se entregó a Dios y al prójimo, mostró un especial cariño por Cristo Crucificado. Tuvo el don de hacer milagros y se hizo muy conocida entre los limeños.

Transcurrió sus últimos años de vida en la casa de su bienhechora María de Uzátegui (hoy Monasterio de Santa Rosa), falleció en la madrugada del 24 de agosto de 1617, a los 31 años de edad. Santa Rosa de Lima, Patrona de Hispanoamérica y Filipinas, fue beatificada por el Papa Clemente IX en 1668 y canonizada por Clemente X en 1671.

Visita también a Santa Rosa de Lima en la Enciclopedia Católica



Santo Toribio
de Mogrovejo



Fecha central: 27 de abril


Nació en Mayorga, España, en 1538. Estudió Derecho en las universidades de Coimbra y Salamanca. Fue profesor en la Universidad de Salamanca y el rey Felipe II lo nombró juez principal de la Inquisición en Granada. Algunos años más tarde quedó vacante la Sede Arzobispal de Lima, y el Rey decidió enviarlo a Lima como arzobispo, El Papa Gregorio XIII lo nombró arzobispo de Lima como sucesor de Jerónimo de Loayza. Santo Toribio llegó al puerto de Paita, Piura, en marzo de 1581 y partió hacia Lima. Ingresó a la capital del Perú el 12 de mayo del mismo año.

Durante su trabajo episcopal en Lima convocó y presidió el III Concilio Limense (1582-1583), al cual asistieron prelados de toda Hispanoamérica, y en el que se trataron asuntos relativos a la evangelización de los indios. De esa histórica asamblea se obtuvieron importantes normas de pastoral, así como textos de catecismo en castellano, quechua y aymara (los primeros libros impresos en Sudamérica). Santo Toribio visitó innumerables poblados de su amplio territorio, uno de los más extensos y difíciles del mundo. A las visitas pastorales dedicó 17 de sus 25 años de obispo.

Santo Toribio no solo confirió la confirmación a Santa Rosa, sino también a San Martin de Porres y a San Juan Macias. Celebró 13 sínodos y fundó el primer Seminario de América en Lima (1591). A los sesenta y ocho años Santo Toribio cayó enfermo en Pacasmayo al norte de Lima, partió rumbo a la ciudad de Santa e hizo su testamento en el que dejó a sus criados sus efectos personales y a los pobres el resto de sus propiedades. Murió en Santa el 23 de marzo de 1606. El "protector de los indígenas" fue un infatigable misionero y gran organizador de la Iglesia sudamericana.

Santo Toribio fue beatificado por el Papa Inocencio XI en 1679 y canonizado por Benedicto XIII en 1726. En 1983 Juan Pablo II lo proclamó Patrono del Episcopado latinoamericano.

 





Fecha Central: 14 de julio

Nació en Montilla, localidad de Andalucía, España, el 10 de marzo de 1549. A los 20 años ingresó a la Orden franciscana y en 1576 recibió la ordenación sacerdotal. Durante algunos años alternó la vida retirada de oración y penitencia con la de predicador y enfermero. El P. Francisco fue nombrado maestro de novicios y cuando estos cometían alguna falta en lugar de imponerles penitencia, se las imponía él mismo pues consideraba que él era el verdadero culpable de la conducta de sus discípulos.

Francisco ejerció el ministerio sacerdotal durante muchos años al sur de España. En 1583 una epidemia de peste se propagó en Granada, enfermó pero se recuperó rápidamente. Después de la epidemia solicitó a sus superiores que lo enviasen a África de misionero pero su petición fue rechazada. En 1589 Felipe II solicitó más frailes para el trabajo en América, así en mayo de 1589, Francisco Solano llegó a Lima. Luego se dirigió al Alto Perú y Tucumán, donde los franciscanos poseían varios conventos. En el Norte argentino trabajó durante diez años al servicio de los indios de diversas tribus. Su amor a los nativos y su mansedumbre atrajeron a los pueblos que evangelizaba, y obtuvo así numerosas conversiones.

Fue nombrado "custodio" de los conventos que tenía su orden en Tucumán y Paraguay, Regresó al Perú en 1601, fue nombrado Guardián de la recién fundada Recolección de Santa María de los Angeles en Lima, (hoy Convento de los Descalzos, en el Rímac). Se dedicó por algún tiempo al apostolado en Trujillo. De nuevo en Lima residió en el convento de San Francisco, y se dedicaba a enseñar la doctrina y predicar en calles y plazas. San Francisco poseía el don de lenguas y realizó muchos milagros, que lo hicieron conocido como el "el taumaturgo del nuevo mundo". Fue un hombre de profunda oración y de grandes sufrimientos, que sobrellevó con fortaleza y alegría.

Murió el 14 de julio de 1610 en el Convento de San Francisco. Fue beatificado por el Papa Clemente X en 1675 y canonizado por Benedicto XIII en 1726.



San Martín
de Porres



Fecha central: 3 de noviembre.

Nació en Lima, Perú, en 1579. Fue el hijo natural del caballero español Juan de Porres y de la india panameña libre Ana Velásquez. El santo mulato fue bautizado en la iglesia de San Sebastián, en la misma pila y por el mismo párroco que había bautizado a Santa Rosa de Lima. Martín vivió con su madre, aprendió el oficio de barbero y adquirió conocimientos de medicina, mediante el trato con un cirujano. Desde niño dio muestras de su profundo amor por Dios. Al mismo tiempo su amor al prójimo lo condujo a ayudar a todos, aún en las tareas más humildes. A los 15 años ingresó como donado al convento de Santo Domingo en Lima y en 1603 hizo la profesión como hermano lego.

Los superiores de San Martín, pronto advirtieron sus cualidades y caridad por ello le confiaron, junto a otros oficios, el de enfermero. Sus habilidades y el ardor con que cuidaba a los enfermos atrajo incluso a los religiosos de otras comunidades que llegaban a Lima sólo para atenderse con el santo. San Martín fue muchas veces despreciado y humillado, por ser mulato, pero nunca se rebeló contra los insultos que le inferían.

Su abnegación, su modestia y la paz que irradiaba impresionaban a cuántos conocía. En la enfermería y en la portería del convento del Rosario (Santo Domingo) atendía con acogedora bondad y amor a los pobres y enfermos. Realizó numerosos milagros y curaciones. San Martín de Porres, Patrono de la Justicia Social, murió el 3 de noviembre de 1639. Fue beatificado por el Papa Gregorio XVI en 1837 y canonizado por Juan XXIII en 1962.



San Juan
Macías



Fecha Central: 18 de setiembre.

Nació en Rivera de Fresno, España, el 2 de marzo de 1585. Cuando era muy niño murieron sus padres y se dedicó a trabajar como pastor en Extremadura. En Sevilla conoció a un mercader y comenzó a trabajar para él. En 1619 el comerciante viajó a América y Juan le acompañó. Al llegar a Cartagena se dirigió al interior de Nueva Granada. Visitó Pasto y Quito. Llegó a Lima en febrero de 1620, donde continuó su trabajo de pastor en las afueras de la capital. En estas circunstancias descubrió su vocación a la vida religiosa e ingresó a la Orden de Predicadores.

Lo admitieron como hermano lego en el convento de Santa María Magdalena y tomó los hábitos el 23 de enero de 1622. Su vida estuvo marcada por la profunda oración y la caridad, pasó muchos años en el retiro de la Recoleta. La nobleza de Lima y el propio Virrey Marqués de Mancera acudían a él en busca de consejos.

Murió el 16 de setiembre de 1645 y fue beatificado por el Papa Gregorio XVI el 22 de octubre de 1837 y canonizado por Pablo VI el 28 de setiembre de 1975.



Beata Sor Ana
de los Angeles
Monteagudo



Fecha central: 10 de enero


Nació en Arequipa el 26 de julio de 1602, era hija del español Sebastián Monteagudo de la Jara y de la arequipeña Francisca Ponce de León. Muy pequeña ingresó en el monasterio de Santa Catalina. Un tiempo después regresó a su hogar por decisión de sus padres quienes querían que se casara aunque Ana sólo deseaba hacerse religiosa. En 1618 inició el noviciado y añadió a su nombre el apelativo "de los Angeles". Desde ese momento vivió con entusiasmo el ideal de Domingo de Guzmán y Catalina de Siena. En 1647 fue nombrada Maestra de novicias y Priora. Desde su nuevo cargo se dedicó a la reforma del monasterio.

Su vida transcurrió entre la oración, el arduo trabajo apostólico, la serenidad y paciencia en los sufrimientos. Falleció el 10 de enero de 1686. Fue beatificada en Arequipa por el Papa Juan Pablo II en 1985.


| Página Principal | Advocaciones en A.L. | Santoral | Santos y beatos en A.L. | Patronos | Nombres | María y los Santos |